Puebla pasó de ser una ciudad tranquila a un lugar con violencia e inseguridad, acusa Guillermo Deloya

El candidato del PRI a la presidencia municipal de Puebla, Guillermo Deloya Cobián, presentó su propuesta “Para una Puebla reconciliada”, centrada en seis ejes con los que busca enfrentar el cambio de una ciudad que era tranquila y que se ha convertido en lugar donde priva la violencia e inseguridad.

Denunció que actualmente la capital se enfrenta a un grave problema de descomposición social,  el 11 por ciento de los poblanos en edad de trabajar no reciben ingreso y los que lo reciben es menor a un salario mínimo y 12 por ciento de los habitantes no ha concluido sus estudios de educación primaria.

Anunció que al llegar al gobierno municipal trabajará en cicatrizar las heridas a través de seis acciones.


La primera consiste en hacer del proceso de reconciliación será una política transversal, lo que obliga a que el trato hacia el ciudadano sea bajo principios de ética y buen gobierno.

La segunda implica que gobierno, sociedad e iniciativa privada fortalezcan la incipiente gobernanza; la tercera propone elaborar políticas públicas orientadas hacia la solución de las causas de los conflictos que faciliten el diálogo y el consenso.

En cuarto lugar sostuvo que cualquier oferta política y electoral debe basarse en la reconciliación y unión entre poblanos para desde ahí construir la fortaleza al futuro; en quinto plantea un acuerdo para tener una Puebla reconciliada.

Por último, indicó que se realizará la primera Feria de la Transparencia Municipal, como un espacio de acercamiento que genere confianza y credibilidad, en donde se aborden temas como las licitaciones públicas, acceso a la información,  rendición de cuentas, así como la participación ciudadana y vecinal.

No descarta recurrir a tribunales después de la elección

Si considera que el resultado de los comicios es consecuencia de irregularidades, Guillermo Deloya Cobián, lo impugnará. Comento que antes de dar este paso analizará si la razón lo asiste, pero sostuvo que es su derecho inconformarse.

“Si se va  o no se va a judicializar la elección, no lo sé. Yo soy un convencido que quienes pactamos estar en este camino de democracia y de competencia electoral, acataremos las reglas que te dicen que un voto es un voto y si se gana con un voto gana el que sea. Estaremos vigilantes, de que esto sea un proceso limpio, donde todos tengamos la manera de participar de manera equitativa”.