Puebla ocupa el segundo lugar a nivel nacional en desaparición de personas

Puebla ocupa el segundo lugar a nivel nacional en desaparición de personas con 52 casos en los primeros dos meses del año, de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (Rndped).

La diputada del PVEM Geraldine González Cervantes presentó al Congreso estatal un exhorto para que el gobierno de Puebla ponga en marcha el Protocolo Alba, con el fin de llevar a cabo la búsqueda inmediata de mujeres desaparecidas, mediante un plan de atención y coordinación entre los tres niveles de gobierno.

La propuesta legislativa se turnó a comisiones para que determinen si es procedente el llamado a la autoridad estatal.


La capital, San Andrés y Chignahuapan, focos rojos

Según el Rndped, el estado de México es la única entidad federativa del país que supera a Puebla en reportes de personas extraviadas, ya que entre enero y febrero de este año acumuló 150 casos.

El tercer lugar lo ocupa Colima con 32 carpetas de investigación, mientras a nivel nacional se contabilizaron 326 incidentes.

En el caso de Puebla, la capital del estado –que tiene el mismo nombre– concentró el mayor número de personas desaparecidas, al sumar 19, y el segundo lugar lo comparten Chignahuapan y San Andrés Cholula, con cuatro cada uno.

De los 52 desaparecidos entre enero y febrero, 16 son menores de edad, siendo la víctima más joven una bebé de un año de nacida y el más longevo un hombre de 79 años.

El tema se utiliza como bandera política, critica

“En el Partido Verde consideramos justo reconocer los esfuerzos que se han venido realizando para esclarecer las desapariciones de muchas personas; lamentablemente ha sido utilizada como bandera política, lo cual en nada contribuye a encontrar la verdad que reclaman tanto sus familiares”, manifestó Geraldine González.

Indicó que Puebla se encuentra entre los estados que no han instrumentado el protocolo Alba para la localización inmediata de mujeres y niñas desaparecidas.

Explicó que el protocolo contempla tres fases, desde que se levanta el reporte ante Ministerio Público y la Fiscalía Especializada de la Mujer, hasta que el Ministerio Público envía oficio para la intervención de autoridades internacionales.