Puebla, entre las entidades con influencia de los Beltrán Leyva, según datos de la PGR

A pesar de que el gobierno estatal encabezado por Rafael Moreno Valle asegura que en Puebla no hay actividad del narcotráfico, la Procuraduría General de la República (PGR) tiene identificada a la entidad como una zona de influencia del cártel de los Beltrán Leyva.

Informes periodísticos, dados a conocer por medios editados en la capital de la República, indican que en el Mapa de Influencia de las Organizaciones Criminales de la dependencia federal, Puebla, junto con otros ocho estados –entre los que destacan Hidalgo, Oaxaca y Tlaxcala, por ser colindantes–, tiene actividad del cártel de los Beltrán Leyva.

A pesar de que algunos de sus líderes visibles ya fueron abatidos o se encuentran en la cárcel, la organización criminal operaría a través de otras células delictivas, como Los Mazatlecos, la banda de El Panchilo o El 2 Mil, Los Granados, Los Rojos y La Oficina.


El Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), dependiente de la PGR, respondió a la solicitud de La Jornada que el listado de grupos o células vinculadas a las grandes organizaciones del narcotráfico detectados en el país hasta inicios de marzo del presente año contabilizaba nueve cárteles y 45 células que apoyan sus actividades.

Los reportes gubernamentales señalan que Los caballeros templarios –su líder Servando Gómez Martínez, La Tuta, fue detenido el pasado 27 de febrero– tienen presencia en Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Morelos, estado de México, Jalisco, Colima, Querétaro y Baja California, y ‘‘no se identifican células o pandillas vinculadas a la organización”.

En tanto, de Jalisco Nueva generación –grupo que ha avanzado hacia entidades en que antes operaban los cárteles de Sinaloa y Los caballeros templarios– se señala que tiene presencia en Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos, Veracruz y el Distrito Federal.

El cártel del Pacífico, como las autoridades identifican al cártel de Sinaloa, que hasta febrero de 2014 dirigía Joaquín El Chapo Guzmán Loera, mantiene los ocho grupos de sicarios y de distribución de drogas que tenía antes de empezar esta administración federal, solo que su área de influencia ha disminuido, ya que las autoridades consideran que solo opera en Chihuahua, Sinaloa, Durango, Coahuila, Guerrero y Baja California.

Las células delictivas son Gente nueva, Los Cabrera, La barredora, el cártel del Poniente o de La Laguna, el grupo de El Aquiles, El Tigre, Los artistas asesinos y Los mexicles.

El grupo criminal de los hermanos Arellano Félix, que a principios de los años 90 se consideró la mayor organización criminal con presencia en 17 estados, actualmente solamente opera en Baja California, según los registros de la Procuraduría General de la República (PGR).

De un total de 14 bandas delictivas que servían a este último cártel –el único comandado por una mujer, Enedina Arellano Félix– ya solo se considera que le sirven tres, las de “El Chan”, de “El Jorquera” y de “El Keiko”.

La familia michoacana, indican los reportes oficiales, contaba con seis grupos de sicarios a su servicio, y de ellos ya solo operan dos: La nueva empresa (integrada por desertores del cártel de los Beltrán) y La empresa. Ese grupo, que en 2010 sufrió una escisión, pasó de tener presencia en 10 entidades a solo contar con centros de operación en Morelos, Guerrero y estado de México.

En el caso del cártel de Juárez, llamado por las autoridades organización Carrillo Fuentes, y que hasta 1997 era liderado por Amado Carrillo Fuentes “El señor de los cielos”, disminuyó su presencia de 20 entidades a solo una: Chihuahua. Sus células delictivas son conocidas como La línea y Los aztecas, y ambas operan en México y Estados Unidos. De este grupo delictivo fue detenido en octubre de 2014 su líder, Vicente Carrillo “El Viceroy”.

El número de células delictivas de este grupo disminuyó de 19 a siete: Los mazatlecos, el grupo Del 2000 o El Panchillo, Los Granados, Los rojos, La oficina, Los ardillos y el cártel independiente de Acapulco (cuyo líder fue detenido la semana pasada).

Los Zetas, refiere la información de la PGR, ya solo operan en cinco entidades: Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Tabasco y Guanajuato. En comparación con registros de 2013 ya no tienen presencia en San Luis Potosí, Zacatecas ni Quintana Roo.

Algunas de las células de Los Zetas desaparecieron, como Los talibanes, Los legionarios y Los hijos del diablo; sin embargo, surgieron Sangre zeta, Grupo operativo zetas, Comando zetas, El círculo, El Extranjero, Unidad zetas, Néctar lima, Grupo delta zeta, Los negros y Fuerzas especiales zetas. El 4 de marzo fue detenido su líder, Omar Treviño Morales.

Respecto del cártel del Golfo, la PGR refiere que ya solo opera en Quintana Roo y Tamaulipas (aunque otras fuentes del gobierno lo ubican en Guerrero, Veracruz, San Luis Potosí y Oaxaca). Esta organización criminal cuenta con el apoyo de 13 células delictivas: Los metros, Los rojos, La coste, Grupo dragones, Grupo bravo, Grupo pumas, Grupo de apoyo ceros, M3, Los fresitas, Los sierra, Los pantera, Ciclones y Los pelones.




Ver Botones
Ocultar Botones