En Puebla, avalancha de aumento en servicios, combustible y alimentos básicos

Puebla lugar 22 en el total de la economía del país.

Con el inicio de 2018, en Puebla también vino una avalancha de incremento en el costo de servicios, combustible y alimentos de la canasta básica, como la tortilla, el huevo, la gasolina, el gas LP, el predial, y, para fin de enero, del pan.

En contraste, el salario mínimo tuvo un aumento de solo cinco pesos a partir de noviembre, por lo que pasó de 80.04 a 88.36 pesos, según acordaron los sectores patronal, sindical y gubernamental, ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

En algunos casos, el incremento en el precio de los alimentos básicos rebasa en 25 por ciento, como es el caso del huevo que pasó en algunas partes de la capital de 28 a 35 pesos el kilogramo.


Lo mismo ocurre con el precio del gas LP que pasó al cierre de 2017 de 258 a 390 pesos el costo de un cilindro de 20 kilogramos, dependiendo de la compañía gasera que distribuya el combustible.

Esto significa un aumento de 132 pesos, es decir más de 50 por ciento si se compara que ahora el precio del cilindro de gas en 390 pesos.

Tras la liberación del precio de los combustibles, a consecuencia de la reforma energética, la gasolina magna también incrementó su costo a 16.40 pesos, mientras que la premium hasta 18 pesos por litro.

A la lista se suma el aumento injustificado en el precio de la tortilla, a pesar que el costo del maíz se mantiene en el mismo precio.

Actualmente, dependiendo de la tortillería o centro comercial donde se comercialice, el kilogramo va de los 9 a 14 pesos, pero los tortilleros amagaron con incrementar hasta en tres pesos más su costo.

Es decir, la tortilla en Puebla podría alcanzar hasta los 17 pesos por kilogramo, dependiendo la zona de la capital y área conurbada.

En su defensa, los tortilleros argumentaron que el alza se debe al aumento en el costo de los insumos para la elaboración de la tortilla, como es el gas y la energía eléctrica.

En un comunicado, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advirtió que castigará el “aumento arbitrario” en el precio de la tortilla, bajo el argumento que la tonelada de maíz blanco, el principal insumo, bajó en 11 por ciento su precio durante 2017.

En tanto, el cobro del impuesto predial, así como de los servicios de agua potable y limpia aumentó en un 6 por ciento en el estado para ajustarse a la inflación, anunció el presidente de la Comisión de Hacienda y Patrimonio Municipal del Congreso de Puebla, José Chedraui Budib.

El incremento es superior al que se tiene previsto en otras entidades federativas como Coahuila, donde el alza ronda entre 4 y 5 por ciento, mientras en Jalisco se fijó en 5.39 por ciento.

Según la Ley de Ingresos 2017 de Puebla capital, el ayuntamiento cobra los impuestos Sobre Adquisición de Bienes Inmuebles; Sobre Diversiones y Espectáculos Públicos; así como Sobre Loterías, Rifas, Sorteos, Concursos, Juegos con Apuesta y apuestas permitidas de toda clase; además del predial.

También cobra derechos por los servicios de alumbrado público, agua potable, alcantarillado y saneamiento, por recolección, traslado y disposición final de desechos y por servicios prestados por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos.

Por último, este miércoles, la Unión de Pequeños y Medianos Industriales del Pan en Puebla (Upmipan) anunció el aumento de 50 centavos en el precio del pan de dulce, el cual podría aplicarse en este mismo mes, mientras que la torta de agua permanecerá en 2.50 pesos.

Esto significa que una pieza de pan pasará a costar 5 pesos, cuando antes valía 4.5 pesos.

El dirigente del Upmipan, Juan Pérez Martínez, defendió el incremento por el alza a los insumos como el bulto de harina y azúcar, así como por los huevos.