Protestan dializados frente al Hospital San Alejandro del IMSS; mil 200 pacientes sin servicio

Está en riesgo la vida de más de mil 200 pacientes que dependen del servicio de hemodiálisis, debido a que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla no ha atendido a los derechohabientes con el protocolo médico de tres sesiones por semana.

Por esta razón, un centenar de personas con padecimientos crónicos de insuficiencia renal se manifestaron la mañana de este lunes frente al Hospital General Regional número 36, mejor conocido como San Alejandro.

Con cubrebocas y notoriamente desvalidos, los dializados sostuvieron un diálogo ríspido con médicos de la Unidad Médica Ambulatoria (UMA) de San Alejandro, donde les pidieron que aguanten una semana más en lo que se restablece el servicio.


Los dializados denunciaron que tras subrogarse el servicio de la hemodiálisis, la Clínica HD que ganó la licitación se rehúsa a otorgar las tres sesiones por semana, de las cuales sólo una se está ejecutando.

El grupo de pacientes protestó frente al hospital general para denunciar que está en riesgo sus vidas porque no están recibiendo el tratamiento completo.

“Más de mil personas dependemos de la máquina de hemodiálisis para vivir, sino se nos envenena el cuerpo con toxinas”, reclamó unos de los pacientes.

Explicó que el IMSS otorgó a los dializados un vale para recibir el servicio en la Clínica HD, ubicada  en la calle 33 Poniente entre 19 y 21 Sur; pero acusó que esta unidad médica privada está incumpliendo con las tres sesiones de hemodiálisis por semana.

Con esta problemática, dijo, llevan una semana y no van a permitir que pase otra sin recibir la atención que merecen.

Las más de 100 personas reclamaron ayuda a las autoridades médicas del Seguro Social, pues denunciaron que por la fuerza los obligaron a firmar documentos donde no se respetan ni dos terapias a la semana de hemodiálisis.

“No estamos aquí protestando por gusto, nuestras vidas están en riesgo, se nos está envenenando la sangre”, exclamaron los pacientes.

Uno de ellos, sin mencionar su nombre, expuso que el IMSS les pide que se esperen una semana hasta que se regularice el servicio, a raíz de la contingencia por el terremoto de hace ocho días, pero reviraron que no están dispuestos a morir en el intento.

“Nos piden que nos esperemos otra semana, pero no tenemos tiempo para seguir esperando, necesitamos una respuesta inmediata de las autoridades, les pedimos que sean conscientes”, concluyeron.

Hay que destacar que no es la primera vez que derechohabientes del IMSS tienen problemas por el mal servicio de hemodiálisis que reciben de la Clínica DH.

El año pasado se libró una serie de protestas por parte de los dializados, primero para denunciar que les habían cambiado la farmacéutica, de Baxter a Pisa, lo cual había minado su salud.

Incluso, hubo denuncias de personas que perdieron la vida, bajo el argumento que la empresa Pisa es de menor calidad que Baxter. Además las bolsas de la última firma son menos manipulables.