Profepa: 8 de 22 municipios de la cuenca del Atoyac descargan aguas residuales a barrancas

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que para contribuir al Saneamiento del río Atoyac ha inspeccionado las instalaciones de empresas industriales y de servicio en 22 municipios de la cuenca, de los ocho descargan aguas residuales a las barrancas o colectores marginales en el estado de Puebla, mientras que el resto de las localidades lo hacen a los afluentes o al cauce del río Atoyac, motivo por el que la Profepa requerirá el cumplimiento a la normatividad existente en materia de descarga de aguas residuales.

Al respecto, la dependencia federal informó que investiga el vertido de aguas contaminantes en el río Cotzala, ubicado en el municipio de San Martín Texmelucan.

Hasta el momento refirió se han realizado recorridos por el brazo de agua, así como revisiones en industrias, ya que por sus características pueden ser generadas por actividades relacionadas con la industria textil.


En ese sentido, la Procuraduría indicó que atendió una denuncia relacionada al vertimiento de aguas residuales rojizas, lo que motivó la movilización de inspectores en distintas zonas de la rivera del río Cotzala.

Además, precisó que las actividades de inspección y vigilancia se ampliaron a la zona alta del río, ante la posibilidad de que la fuente del contaminante pueda ser generada por actividades relacionadas con la industria textil.

Por lo tanto, señaló que la inspección también se efectúa en los municipios de San Salvador El Verde y San Felipe Teotlancingo, en la misma comunidad de El Moral, perteneciente a San Martín Texmelucan.

El río Cotzala tiene una longitud aproximada de 10 kilómetros y recibe aguas del río Santa Elena, proveniente de la parte alta, que ya trae aguas residuales, debido a las actividades económicas que efectúan empresas textileras.

No obstante, la Profepa mencionó que se tratan de municipios con actividad predominantemente textil, por lo que se presume que pueda provenir el contaminante de pequeños talleres de lavado y desteñido.

Sin embargo, la dependencia federal precisó que ha efectuado visitas de inspección a distintas empresas, entre las que se encuentra Industrias Unidas Maritex, S.A. de C.V., la cual no podrá descargar sus aguas residuales hasta que cuente con el permiso que otorga la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aunque no existen elementos para responsabilizarla.

Asimismo, comentó que solicitó a la autoridad municipal que aporte información y la ubicación exacta de las industrias que se encuentren instaladas dentro de sus jurisdicciones, en particular empresas del ramo textil, declaradas como teñido, al tratarse de una actividad en la que usan algún tipo de anilina.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente aseveró que continúa con operativos de inspección y vigilancia en la zona del brazo de agua y en empresas, con el propósito de encontrar a los responsables del vertimiento de aguas residuales de color al río Atoyac o a sus afluentes.

Advirtió que solicitará a las autoridades locales hacer lo mismo, cada una en el ámbito de su competencia.

Dijo que en ocho localidades descargan aguas residuales a barrancas o colectores marginales del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP), mientras que el resto lo hacen a los afluentes o al cauce del río Atoyac.

Por este motivo, señaló que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente requerirá el cumplimiento a la normatividad existente en materia de descarga de aguas residuales.