“El proceso electoral se ha manchado de sangre”, acusa Miguel Barbosa

Foto Archivo de La Jornada de Oriente

Luis Miguel Barbosa Huerta, candidato a la gubernatura de Juntos Haremos Historia, acusó que la administración estatal se encuentra rebasada por la inseguridad, por lo que es incapaz de frenar la ola de violencia que ya alcanzó a los aspirantes a los cargos de elección popular.

“El proceso electoral se ha manchado de sangre y eso a nadie conviene”, manifestó en las instalaciones del Instituto Electoral del Estado (IEE), al que acudió ayer para apoyar el registro de Claudia Rivera Vivanco a la presidencia municipal de la capital poblana.

El abanderado de Morena, PT y el Partido Encuentro Social (PES) señaló dos principales causantes en los atentados que han sufrido tanto aspirantes de Morena, como del PAN y el PRI: el crimen organizado dedicado al narcotráfico y al robo de combustible que opera en Puebla, así como organizaciones violentas “que también presionan para que no haya competencia electoral”.


Afirmó que el gobierno del estado tiene conocimiento de esa injerencia en el proceso electoral, pero no ha hecho nada para impedirla porque no tiene las herramientas para hacerle frente.

Barbosa ratificó el llamado a las autoridades estatales para normalizar la vida política y social de Puebla, para que todo el que quiera aspirar a algún cargo de elección popular, “aspire y compita”.

El viernes pasado, asesinaron a Gustavo Martín Gómez Álvarez, ex alcalde de Francisco Z. Mena que el PRI registraría como candidato para disputar la presidencia municipal de esa misma demarcación por segunda vez.

Gómez Álvarez es el tercer aspirante a un cargo de elección popular que es ejecutado en Puebla, tras los homicidios de José Jairo García Oliver, quien buscaba la candidatura del PAN a diputado del distrito local de Huejotzingo; y Aarón Varela Martínez, precandidato de Morena a la presidencia municipal de Santa Clara Ocoyucan.