PRI y PAN coaccionan el voto de indígenas totonacos y nahuas en la Sierra Norte: Albores

María Luisa Albores, quien fue la primera dirigente de Morena en Puebla, consideró que el mayor problema del país es que en las gobiernos del PRI y del PAN han usado los programas de combate a la pobreza para generar clientelas electorales ■ Foto La Jornada de Oriente

En la Sierra Norte de Puebla, el gobierno federal y municipal están apoyando a los partidos de los que emergieron, el Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), malversando los programas de combate a la pobreza, manifestó María Luisa Albores (MLA), quien ha sido propuesta por Andrés Manuel López Obrador para ocupar la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Durante una entrevista con La Jornada de Oriente (LJO), Albores detalló dos de los principales delitos electorales que se estarían cometiendo en la región: la inducción al voto a ancianos totonacos y nahuas por parte de operadores priistas de programas federales y la repartición de cuartos azules por parte del ayuntamiento de Cuetzalan, presidido por el panista Óscar Paula Cruz.

“La misma gente que trabaja con los programas sociales están diciendo que si llega Andrés Manuel va a desaparecer determinado programa, si llega Andrés Manuel no van a haber estos programas, les dicen: ‘Recuerden bien por quién les llega este programa”, expresó.


Y añadió: “También nos hemos encontrado que en la Sierra (Norte), promotores de (programas) para adultos mayores (que) juntan a los viejitos, a las abuelitas y los abuelitos y les enseñan a cómo votar. ¿Y por qué lo hacen?, porque las abuelitas y los abuelitos solo hablan totonakú, solo están hablando náhuatl y no saben leer y escribir. Eso es lucrar con la pobreza”.

JO– ¿Esto que está sucediendo con los ancianos indígenas totonacos y nahuas, quién lo está haciendo?, ¿es esta coalición que aquí en Puebla tiene Rafael Moreno Valle o es el gobierno de Enrique Peña Nieto a nivel federal o son ambos?

MLA– Mira, en algunos son ambos. En el caso de los adultos mayores, de la promotoría lo sé muy bien del lado totonakú, porque me ha tocado estar viendo lo de la capacitación para el cuidado de casillas y sé de esto, que llegan, de las instrucciones, de las abuelitas que llegan ya cargando su papelito para la parte de promotores es a nivel federal por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) –contestó.

Luego, advirtió: “Pero el PAN no se queda corto, han llevado a cabo a bocajarra la dotación de estos cuartitos tres por tres, los cuartos rosas que aquí son azules y con eso están lucrando con los pobres, el negocio con los pobres, porque les piden documentación, la gente creen que ese es el primer cuartito y luego, si llegó el cuartito, luego va a venir la casa. Es un engaño y así lo hizo Moreno Valle cuando llegó, recuerdo que desplegó, llegó Sedesol, Indesol y hasta venían a construirles el piso firme a la gente, porque metieron albañiles hasta el estado de México y engañaban a la gente, les decían: ‘miren, ahorita estamos con el piso, pero luego vienen las paredes y después el techo cuando yo gobierne’. Entonces los cuartos azules son lo mismo, son cuartitos tres por tres, es un engaño”.

JO– ¿De dónde están saliendo los recursos para esos cuartos?, porque cuando nosotros publicamos este caso de los cuartos azules, la Sedatu de inmediato se deslindó y el ayuntamiento de Óscar Paula solo guardó silencio.

MLA– Yo me supongo que del ramo 33, ya ves que el ramo 33 es el que manejan los municipios y se supondría que lo tendrían que emplear para combate a la pobreza.

María Luisa Albores, quien fue la primera dirigente del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Puebla, consideró que el mayor problema del país es que en las gobiernos del PRI y del PAN han usado los programas de combate a la pobreza para generar clientelas electorales, “beneficiarios y folios, no ven a las personas como lo que son, personas, por eso la política que va a colocar Andrés Manuel López Obrador es la de poner en el centro de todo a las personas, para que puedan ejercer sus derechos”.

“Cuando a mí me ha tocado debatir con el PRI y con el PAN veo más de lo mismo. Hasta en la misma propuesta de política social hablan más de lo mismo, nada más cambian de nombre, pero es lo mismo, pero yo creo que el país no aguanta que el país se siga manejando de la misma manera tecnócrata”, señaló.

Puso como ejemplo de la ineficacia de los programas para el combate a la pobreza los requisitos que la gente tiene que llenar “más de 200 hojas de reglas de operación, en donde te piden llenar convocatorias en pocos días y que se supone que van a las zonas más marginadas del país, donde se hablan las lenguas originarias y en muchas de esas poblaciones ni siquiera se habla el español y a veces ni se tiene luz, imagínate si se tiene internet” para poder mandar los datos requeridos por las dependencias.

Consideró que otra falla es que hay una segmentación tal de programas e instituciones para atacar los problemas, que al final solo llegan “migajas” a las personas. “Tendríamos que hacer una política social seria y transversal, porque hablar de la pobreza es hablar de indicadores que no solo competen a la Secretaría de Desarrollo Social, como el ingreso que se recibe por el trabajo, también de educación y rezago educativo, de la salud, de la seguridad social, del espacio y la calidad de la vivienda, de los servicios que se tengan en esa vivienda, sea drenaje, agua potable, electricidad, internet y del acceso que se tenga a la alimentación y a la buena alimentación”.

Abundó: “El último indicador que pone el Coneval es el grado de cohesión social, por la violencia que se está viviendo en el país. Y es que bien dice Andrés Manuel, cuando ha estado en los debates, cuando a él le preguntan sobre la violencia él se va a la parte de pobreza, porque ese es un indicador muy fuerte: entre más se ha aumentado el número de pobres en el país ha aumentado también la violencia”.