Presentarán el libro Mujeres construyendo un mundo con las recetas de Santa Mónica

Las antropólogas hicieron un compendio de recetas vistas desde su propio contexto: la vida conventual novohispana de la ciudad de Puebla ■ Foto Abraham Paredes

Como un universo construido por mujeres en el que se define la identidad. Bajo esa mirada, las investigadoras Rosa María Garza Macué y Cecilia Vázquez Ahumada publicaron el libro Mujeres construyendo un mundo: las recetas del Convento de Santa Mónica en Puebla.

Dicho volumen, el cual fue publicado hace poco más de un año, será presentado este jueves 26 de julio a las 17 horas en el Museo de Arte Religioso ex convento de Santa Mónica –18 Poniente 103, Centro Histórico–, el espacio cuyo origen y patrimonio motivó, hace unas dos décadas, que se gestara el trabajo de sus autoras, de formación antropólogas.

En esta coedición entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad Autónoma de Puebla, las investigadoras revaloran el papel de las mujeres y la forma en que, desde sus espacios conventuales, construyeron un universo propio. Asimismo, hacen un claro planteamiento sobre el patrimonio, ya que su mirada posiciona a la comida como parte de ese universo que fue construido en el claustro.


En una anterior entrevista, Cecilia Vázquez señaló que la investigación demuestra que “los muros del convento son porosos”, una cualidad que permitió que la vida en el convento “se hiciera permeable a las influencias”, es decir, al contexto de la época.

En ese sentido, las antropólogas hicieron un compendio de recetas vistas desde su propio contexto: la vida conventual novohispana de la ciudad de Puebla y las relaciones que se tejieron en torno a ella.

El libro incluye tres recetarios. El primero es “Novísimo arte de cocina o escelente colección de las mejores recetas. Para que al menor costo posible, y con la mayor comodidad pueda guiarse a la española, francesa, italiana e inglesa, sin omitirse otra cosa alguna de lo hasta aquí publicado para sazonar al estilo de México”. El segundo es “Arte de cocina. Colección de recetas muy escogidas y recomendadas por personas de buen gusto, para hacer guisados y pasteles”, editado en 1850; mientras que el tercero se compone por hojas sueltas, mismas que por su tipografía se infiere que pertenecen a un libro distinto a los anteriores.

En ellos se evidencia la forma en que se estaba construyendo la identidad, así como las influencias gastronómicas de otras culturas. Al mismo tiempo, se hace visible la incorporación de elementos de origen mesoamericano que se ven reflejados en platillos como panecillos de maíz o atole de cebada, que se conciben como “curiosidades de este quehacer femenino”.

El libro Mujeres construyendo un mundo… cierra con un glosario con el que el lector tendrá un acercamiento a los productos y a la mezcla de culturas, la cual es una expresión natural de los procesos culturales, así como son naturales los cambios en la cocina.