Preguntas para el tercer debate de los presidenciables

El debate económico ha estado ausente entre los candidatos a cualquier puesto de elección popular. Nadie habla de los problemas neurálgicos que la economía enfrenta. No cuestionan el bajo crecimiento económico que hemos tenido por décadas, el alto desempleo, subempleo y la economía informal, los bajos salarios, la creciente desigualdad del ingreso. No se habla de la desindustrialización que el libre comercio y los tratados de libre comercio han generado, al igual que el déficit creciente de la cuenta corriente de la balanza de pagos y el sobre endeudamiento de la economía y la extranjerización de la misma para poder financiar dicho déficit. Asimismo, no se dice nada de los altos niveles de endeudamiento interno y externo del sector público y del sector privado, así como de los estados y municipios, y de cómo hacer frente a ello, debido a que es insostenible, lo cual pude desembocar en una crisis fiscal y económica.

Todos defienden el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y demás tratados comerciales, y la estrategia de crecimiento hacia fuera, sin considerar que las exportaciones no han representado motor alguno de crecimiento para el país, debido a su bajo valor agregado nacional. Solo las empresas trasnacionales son las únicas favorecidas.

Asimismo, todos están por la austeridad fiscal, la cual ha reducido el tamaño y participación del estado en la economía y ha contraído el crecimiento del mercado interno y de la economía.


El TLCAN y la austeridad fiscal solo han configurado un crecimiento de 2.4 por ciento promedio anual. Han atentado sobre la generación de empleos formales, contra los salarios reales y sobre las condiciones endógenas de la economía. Nos han llevado a depender del comportamiento de las variables externas, es decir, de las exportaciones, como de la entrada de capitales, lo que nos coloca en un contexto de alta vulnerabilidad. ¿Como pretenden impulsar el crecimiento del país, el empleo y los salarios, de continuar el TLCAN, y la disciplina fiscal?

¿Como se va a encarar los problemas del gran endeudamiento del gobierno federal y de los estados y municipios, así como la gran deuda de las pensiones, en un contexto donde está aumentando el costo de la deuda y se está reduciendo la capacidad de pago, debido a la desaceleración de la actividad económica?

El libre comercio, como la libre movilidad de capitales y las políticas macroeconómicas de estabilidad predominantes (austeridad fiscal, altas tasas de interés y el tratar de frenar la devaluación a toda costa) han atentado sobre el crecimiento económico. Los candidatos de elección popular y sus partidos políticos no cuestionan las políticas económicas vigentes, debido a que quieren estar bien con el sector financiero y las empresas transnacionales que han sido las favorecidas con tales políticas. Los perdedores de dichas políticas han sido las grandes mayorías, es decir, 99por ciento de la población. Se gobierna para 1 por ciento, el cual tiene el control económico y político de las economías. De seguir con dicha política económica, continuaremos con el bajo crecimiento, con la acelerada extranjerización de la economía, con mayor número de pobres, con la creciente desigualdad del ingreso, y el clima de violencia y delincuencia que se vive en el país.

La sociedad está harta, no solo de la corrupción, sino de las falsas promesas de certidumbre y de bienestar que en cada proceso electoral se ofrecen por parte de los candidatos que han llegado al gobierno.

Los problemas que enfrenta el país se derivan de la política económica, como de la falta de Proyecto de Nación por parte de los que nos han gobernado. Los candidatos deben responder a los retos y desafíos nacionales para poder recuperar la soberanía nacional y poder retomar condiciones de crecimiento endógeno, de empleo, de mejores salarios, que mejorar la distribución del ingreso.