Postula Morena en Atlixco a empresario con vínculos comerciales con Antorcha Campesina

Morena ha dado la sorpresa en Atlixco al postular como su precandidato a la alcaldía al empresario Juan Antonio Villarroel García, quien tiene dos peculiaridades: la primera es que tuvo una larga militancia de 20 años en el PRI, que junto con su actividad comercial, lo han hecho un personaje muy popular en ese municipio. Y la segunda que uno de los principales clientes –de manera indirecta– de este hombre de negocios es la organización Antorcha Campesina, lo que plantea un fuerte conflicto de intereses, ya que el abanderado se enfrentará a una aspirante a edil que proviene de las filas antorchistas, con Hersilia Córdova Morán.

Villarroel encabeza la empresa Distribuidora Poblana del Sur (Diposur), la cual se encarga de comercializar todos los días nueve tráileres cargados de cerveza Corona, mismos que siguen 8 rutas de venta en municipios de las regiones de Izúcar de Matamoros y Acatlán de Osorio, siendo los principales clientes muchas comunidades controladas por Antorcha Campesina.

Tal situación plantea un dilema: ¿Juan Antonio Villarroel que va preferir perder el negocio de la cerveza con los antorchistas o la alcaldía de Atlixco, en donde se enfrentará a la priista y líder de Antorcha Campesina, Hersilia Córdova Morán?


Si Antorcha Campesina ve en Villarroel García un riesgo para ganar la presidencia municipal de Atlixco, que es una plaza muy ambicionada por esta organización priista, es capaza de mandar a bloquear el flujo de camiones cargados de cerveza de la empresa Diposur.

Algunos actores de Morena en Atlixco creen que podría ocurrir todo lo contrario, que Juan Antonio Villarroel García esté jugando a ser un mercenario al servicio de Antorcha Campesina y al final enfoque su campaña en ayudar a esta organización a ganar la elección, que tiene como principal contrincante al PAN, un partido que ya enfrenta un fuerte desgaste político en ese municipio, luego de varios gobierno panistas manchados por los escándalos de corrupción y tráfico de influencias.

Las dudas hacia Villarroel están bien fundamentadas. Este hombre se ha destacado por haber buscado en varias ocasiones ser candidato a presidente municipal, para al final bajarse de las contiendas y negociar beneficios económicos a su favor.

Luego de que fue regidor del PRI, durante el mandato del edil panista Ricardo Camacho e hizo muchos negocios con la venta de licencias para consumo de alcohol en Atlixco, acabó simpatizando con el movimiento lopezobradorista, pero nunca sin ser militante de Morena.

Hasta hace unas semanas aparecía como un buen aspirante de Morena, pero de un día para otro mandó un mensaje en redes sociales anunciando que ya no buscaría ser candidato a presidente municipal.

A los pocos días de ese anuncio, se supo que se acercó a Guillermo Velázquez Gutiérrez, quien va a ser al abanderado panista para buscar la alcaldía de Atlixco.

Trascendió que Velázquez le habría ofrecido a Villarroel anotarlo como candidato a regidor del PAN, a cambio de no ser aspirante de Morena y el directivo de Diposur había aceptado.

Al parecer, como no lo colocaron en los primeros sitios de la planilla de regidores, Villarroel decidió ya no seguir con el acuerdo que tenía con Guillermo Velázquez.

Y ahora, ha regresado al ruedo de Morena, lo que ha provocado un enorme malestar en esa fuerza política.

El enojo hacia Juan Antonio Villarroel, de la gente de Morena, se da por tres factores:

Primero: quedó en el segundo lugar de la encuesta que midió a los aspirantes a ser el candidato a alcalde, y pese a esa condición, le dieron la postulación.

Segundo: porque lo mismo está en el PAN, el PRI o en Morena, es decir es alguien sin lealtad política.

Tercero: por su estrecha cercanía con Antorcha Campesina.

No cabe duda, que alguien está haciendo desastres en Morena con las candidaturas a alcaldes.