Por una justicia electoral: ¡clamor de los poblanos!

Para los militantes de Morena y prosélitos de la democracia poblana.

Parece que a nivel nacional los contendientes a todos los cargos electorales y, en especial, a la presidencia de la República han asumido con humildad sus victorias y sus derrotas; la mancha indeleble que permanece a nivel nacional y junto con ella la indignación por el fraude electoral cometido por Rafael Moreno Valle y sus secuaces, nos ponen en el escaparate, no sólo nacional, sino internacional.

El amago de imposición de Yunes Márquez por parte de su corrupto progenitor Miguel Ángel Yunes Linares hoy en el desgobierno veracruzano, no se consolidó por más que el deseo y la tentación de éste último se convirtiera en un temor latente. Finalmente, el resultado fue respetado y Cuitláhuac García Jiménez de Morena será el próximo gobernador de nuestro vecino estado, maltratado como pocos por el flagelo de la impunidad y la corrupción desmedida, primero con César Duarte (hoy en prisión) y posteriormente con Yunes Linares, sin que tengamos la certeza de cuál de los dos gobiernos lastimó más a los veracruzanos.


Por otra parte, la soberbia desmedida de Rafael Moreno Valle le ha impedido reconocer la derrota de Martha Érika Alonso –su esposa– a quien, con su peculiar estilo de actuar, primero impuso como candidata y ahora patalea por conservar una victoria que no le pertenece y la que, de cierto, perderá en los tribunales electorales. Hay que recordar que Moreno Valle gran parte de su vida la vivió en el extranjero, que antes de ser llamado por Melquiades Morales, creador de este Frankenstein político y culpable de la entronización en Puebla de este pequeño dictador, no nos quepa la menor duda de que nuestro estado hubiera tomado un rumbo diferente.

Es nuestro deseo que la desazón, la violencia y la barbarie política no se apodere de nuestro hermoso estado. Moreno Valle tiene en sus manos la posibilidad de recular y convencer a doña Martha Érika Alonso de que los poblanos no merecemos vivir bajo el imperio de la corrupción desmedida a manos de la dupla Moreno Valle–Alonso Hidalgo y principalmente revivir los atropellos y pingües negocios en su peculiar estilo de gobernar.

Empero, tenemos la esperanza de que esto no va a acontecer y finalmente se impondrá la legalidad por el bien de Puebla y los poblanos.

Es un hecho que la determinación para otorgar el nombramiento de cargo del estado a Martha Érika Alonso será impugnada ante un tribunal, en el que dos de los magistrados deben excusarse. Me refiero a Fernando Chevalier Ruanova y Ricardo Adrián Rodríguez Perdomo, ambos por haber colaborado de manera cercana con el matrimonio Moreno Valle Hidalgo, a quienes les deben la gran fortuna que han amasado de manera inexplicable, vehículos deportivos de alta gama, motocicletas de precios exorbitantes que Chevalier posee con un valor de más de un millón de dólares; todo como fiel servidor y escudero del matrimonio de marras, de cualquier manera, ambos magistrados de no excusarse por evidente impedimento legal (su amistad y cercanía a Moreno Valle y a la señora Alonso), de llegar a resolver su fallo estaría manchado por la parcialidad y el abierto interés que tienen para favorecer a sus amos, quienes de manera irresponsable persisten en su negativa determinación de hacerse del poder en el gobierno de nuestro estado, sin contar con la legitimidad de cientos de miles de almas que les dieron la espalda a este gobierno que pretende convertirse en un gobierno imperial.