Policías de BC golpean y dañan equipo al reportero de La Jornada Antonio Maya

Agentes de la policía municipal golpearon y lesionaron al reportero Antonio Maya Escamilla y dañaron su equipo de trabajo mientras cubría el desalojo de un predio privado; la periodista Yolanda Caballero también fue agredida y el fotógrafo José Luis Camarillo Téllez quedó detenido mientras hacía su labor.

A Maya Escamilla le partieron el labio y le provocaron hematomas en pecho y costado, además de que rompieron su teléfono celular. Yolanda tiene un golpe en un brazo y José Luis fue subido a una patrulla, a pesar de que se identificaron como periodistas.

“¡Soy reportero de La Jornada Baja California!”, gritó Amaya Escamilla cuando un agente le arrebató el teléfono con que grababa a otros uniformados que sometían a golpes a un joven. ¡Ni madres!, fue la respuesta del policía, mientras lo jalaba unos metros, lo ahorcaba con el antebrazo y lo hacía caer al piso, mientras otro agente lo pateaba en el costado.


Rodeado por media docena de uniformados –armados con toletes y equipo antimotines–, el comunicador intentó recoger su teléfono pero un agente pateó el aparato; al percatarse de la situación, otros periodistas acudieron en su auxilio, identificándolo como integrante de este medio de comunicación.

Cuando grababa la agresión a Maya Escamilla y exigía a gritos que pararan, el fotorreportero Camarillo Téllez fue detenido por otros policías, quienes hicieron caso omiso a que se identificaba como periodista, o a otros compañeros del gremio que reclamaban que lo dejaran en libertad.

Cerca de 60 agentes municipales vigilaban el desalojo del predio ubicado en la delegación Playas de Tijuana, en un operativo encabezado por el consejero jurídico del ayuntamiento, Leonardo Martínez Delgado, quien argumentó el cumplimiento de un fallo de la Promotora Municipal de Tijuana, y que según la representante legal de los posesionarios del terreno, Virginia Anaya, es un acto arbitrario.

Al comentar el incidente con los comunicadores, el titular de seguridad pública municipal, Marco Sotomayor, reconoció que la policía a su cargo no cumplió los protocolos para atender manifestaciones, pero también dijo que los agentes constantemente son agredidos, por lo que viven una situación tensa.

Asimismo, anunció una investigación vía la sindicatura municipal y pidió a los reporteros agredidos presentar una denuncia penal por abuso de autoridad para deslindar responsabilidades.