Policía rescató a nueve antorchistas de ser linchados en San Pedro Zacachimalpa: SSPTM

Foto José Castañares

La Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), bajo la titularidad de Manuel Alonso García, conjuntamente con la Secretaría de Gobernación y Seguridad Pública Estatal (SSP) establecieron una estrategia de reacción inmediata para el rescate de los nueve antorchistas retenidos en la comunidad de San Pedro Zacachimalpa, a quienes la población trató de linchar.

Esto a pesar que una turba enardecida intentó interceptar a los uniformados, cuando lograron asegurar a las nueve personas, a fin de impedir su traslado.

Los cuerpos policiacos montaron un fuerte operativo en el que participaron al menos 80 agentes, quienes montaron un polígono de seguridad para trasladar a los antorchistas a las oficinas ubicadas en Rancho Colorado.


La finalidad fue deslindar responsabilidades de estos jóvenes, en su mayoría, a quienes acusaron de iniciar un enfrentamiento contra la población que los desalojó de un conjunto habitacional.

Tanto la Secretaría de Gobernación municipal como la Secretaría General de Gobierno del estado mantuvieron diálogo con los inconformes y solicitaron que las partes en conflicto presenten las pruebas necesarias para que la situación se resuelva conforme a derecho.

Por su parte, la Secretaría General de Gobierno emitió un comunicado en el que informó que el conflicto entre pobladores de San Pedro Zacachimalpa, junta auxiliar de la capital, e integrantes de Antorcha Campesina, fue propiciado por la presunta invasión de predios por parte de los antorchistas en la región.

Pese a la quema de una camioneta y el intento de linchamiento de los antorchos, la SGG sostuvo que con el diálogo frenó acciones violentas.

La dependencia estatal precisó que esta situación se derivó luego de que vecinos de la localidad se organizaron para desalojar a los presuntos invasores, reteniendo a nueve de ellos en las instalaciones de la primaria “Mariano Matamoros”, mismos que viajaban en una camioneta que fue quemada.

Los antorchistas intentaron ingresar por la fuerza a la escuela primaria, bajo el pretexto que a uno de los alumnos mantenía en su poder un celular robado.

Sin embargo, el altercado alertó a los padres de familia, quienes tocaron las campanas de la iglesia de Zacachimalpa para pedir el auxilio de la población, luego de acusar que intentaban robarse a los menores.

Esto derivó en un enfrentamiento, la quema de una camioneta y el desalojo de unas 100 familias de antorchistas que invadieron un conjunto habitacional de la localidad, debido a que la llegada de los activistas incrementó la ola de robos y violencia en la zona.