Policía Militar habría rescatado a niño de 13 años cautivo en la “franja del huachicol”

Policía Militar habría rescatado a niño de 13 años cautivo en la “franja del huachicol”.

En presunto estado de cautiverio fue encontrado por Policías Militares un niño de 13 años en el municipio de Esperanza. Ha trascendido que el menor iba a ser obligado por una banda de ladrones de hidrocarburos a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) a emplearse como vigía, aunque la versión del rescate del menor no ha sido corroborada por las autoridades.

Según las versiones de corresponsales y portales editados en la llamada “franja del huachicol o “triángulo rojo”, el chico fue hallado en una suerte de casa de seguridad atado de pies y mano y amordazados.

En esas condiciones de tortura, el infante habría estado bajo la vigilancia y cuidado de un hombre de aproximadamente 25 años y una mujer de 19 años, a quienes se les detuvo y decomisó armas de fuego.


El hallazgo del menor sucedió durante los recorridos que miembros del Ejército Mexicano y de Seguridad de la Paraestatal realizan en las rutas de las líneas de conducción del hidrocarburo en la “franja del huachicol”, varias de las cuales pasan al lado o por debajo de viviendas en al menos siete municipios.

Desde mediados de 2016 la Secretaría de Gobernación federal consignó que Palmar de Bravo, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac y Acajete son los municipios donde hay más enganchamiento de niños a las bandas dedicadas al robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos.

El documento, al cual tuvo acceso esta casa editorial, advierte que en la llamada “franja del huachicol”, sucede el mismo fenómeno que acontece en territorios donde el crimen organizado ha sentados sus reales, como Veracruz, Michoacán y Tamaulipas, donde los menores de edad son reclutados para realizar desde labores de alerta a los delincuentes, vigilando el ingreso a sus zonas de actividad –los llamados “halconcitos” (sic)–, sirviendo como transportistas de mercancía ilegal como droga –conocidos como “burritos” (sic)–, también como choferes y hasta como sicarios.

En el caso poblano, apunta el informe, los niños y adolescentes son contratados para hacer las veces de “halconcitos” y aunque no se tiene un estimado claro del número de ellos que forman ya parte de las redes de huachicoleros, principalmente en las localidades mencionadas.

No obstante, el documento oficial también menciona con precisión los 26 municipios en donde operan los ladrones de combustible: Acajete, Acatzingo, Ahuazotepec, Amozoc, Coronango, Cuautlancingo, Esperanza, Huauchinango, Huejotzingo, Juan C. Bonilla, Palmar de Bravo, Puebla, Quecholac, Quimixtlán, Los Reyes de Juárez, San Martín Texmelucan, San Matías Tlalancaleca, San Miguel Xoxtla, San Salvador El Verde, San Salvador Huixcolotla, Tecamachalco, Tepeaca, Santa Rita Tlahuapan, Tlaltenango y Venustiano Carranza.

El informe de la SGG, deja claro que su elaboración fue realizado a partir de entrevistas con autoridades, actores sociales, directivos de corporaciones policiacas y escuelas, maestros, amén de periodistas de la región, así como haciendo una revisión de los reportes en medios.

De hecho, resalta que fue el alcalde de Santa Matías Tlalancaleca, Óscar Anguiano, el primero en dar a conocer públicamente el problema del enganchamiento de menores por parte de huachicoleros, el año pasado.




Ver Botones
Ocultar Botones