Policía Estatal detiene a cuatro pobladores que habrían linchado a taxista en Ometoxtla

La Policía Estatal detuvo a cuatro pobladores de la comunidad de San Gabriel Ometoxtla, en el municipio de Juan C Bonilla, que presuntamente habrían participado en el linchamiento del taxista  Justo Ricardo “N”, a quien acusaron de intento de robo en una vivienda y de una bicicleta.

Los detenidos fueron puestos desde la noche de este domingo a disposición de la autoridad ministerial, informó José Tlachi Meneses, subsecretario de Coordinación de Operación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública.

“Detuvimos a cuatro personas tras el linchamiento de un presunto ladrón en Juan C. Bonilla. El problema es que los domingos la gente consume mucho alcohol en esa zona”, declaró en una entrevista radiofónica.


La autoridad evitó dar los nombres de los detenidos debido a que apenas se inició el proceso de investigación, pero aseguró fueron identificados como los que ataron y golpearon al señalado.

También se retuvo el automóvil en el que viajaba el retenido, un automóvil Nissan March de color blanco, con placas de circulación del estado de Puebla, el cual no tenía reporte de robo.

La madre de la víctima pidió “que dios los perdone, mi hijo es inocente, es conocido porque era taxista de sitio en Cuautlancingo, lo mataron días antes de iniciar la Semana Santa”.

El mediodía de este domingo, una turba enardecida sacó del teatro de la comunidad de Ometoxtla, que funge como separos, al supuesto delincuente al que arrastró hasta la plaza principal.

Ahí los lugareños colgaron a Justo Ricardo de la canasta de basquetbol de la cancha deportiva y después fue amarrado de cabeza de un poste. Pese a que pidió agua y perdón, el taxista agonizó hasta perder la vida.

El hombre se ahogó en su propia sangre por las patadas que recibió de los habitantes de Ometoxtla, quienes lo golpearon hasta el cansancio.

Los pobladores lograron despistar a la policía auxiliar que vigilaba al presunto ladrón, cuando un grupo de personas pidió su ayuda para el cierre de dos bares, donde se presentaba una riña.

La salida de los uniformados del teatro dio las condiciones para que otros inconformes sacaran a golpes al señalado, para hacer justicia con su propia mano.

Mientras se encontraba atado, la población intentó negociar con la autoridad la entrega del taxista, a cambio del cierre de dos bares que consideran un “foco de inseguridad” en la localidad.

A pesar que se procedió a la clausura, los inconformes no liberaron al supuesto ladrón, tampoco le perdonaron la vida.

Después de las 16 horas, personal de la Fiscalía General del Estado ingresó al lugar para el levantamiento del cuerpo, el cual fue trasladado al anfiteatro.

El linchamiento en el estado es una práctica documentada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que en la primera semana de enero emitió una recomendación al gobierno de Puebla y a las autoridades municipales de Ajalpan por el asesinato de dos encuestadores ocurrido en el año 2015.

 




Ver Botones
Ocultar Botones