Pobreza en el “triángulo rojo”: más de 70% de los habitantes, según Coneval

Pobreza en el "triángulo rojo": más de 70% de los habitantes, según Coneval.

Más de 70 por ciento de las personas que habitan en la llamada “franja del huachicol” o el “triángulo rojo” viven en pobreza, de acuerdo a la más reciente medición del Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval).

No obstante, el estudio del organismo deja claro que en Palmarito Tochapan, junta auxiliar de Quecholac, donde hubo un cruento enfrentamiento el pasado 3 de mayo entre elementos de la Policía Militar y presuntos huachicoleros, el índice de pobreza es mayor, pues 86 por ciento de la población lo padece.

De hecho, 33 por ciento de los habitantes en los 14 municipios que abarcaría el territorio con mayor incidencia de robo a ductos de Petróleos Mexicanos, concentra a 33 por ciento de los habitantes más pobres del estado de Puebla.


Al respecto, el Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE), a través de su presidente, Francisco Romero Serrano, urgió a que el Poder Legislativo promulgue cuanto antes la Ley de Seguridad Interior, para frenar el crecimiento de las bandas de huachicoleros en la región con la incorporación “en forma” del Ejército Mexicano,

“Por otra parte en el COE también exigimos que Rafael Moreno Valle Rosas asuma las consecuencias de haber sido omiso en el tema del robo de combustible en el estado de Puebla, puesto que el número de tomas clandestinas creció de manera importante durante su gestión, así lo señaló también ya la semana pasada el titular de la Sedena, quien hizo responsables a ex gobernadores de Tamaulipas, Veracruz y Puebla de haber permitido que este delito creciera”, expresó el líder empresarial.

“Exigimos que (el ex gobernador) para que se realizaron inversiones millonarias en los arcos de seguridad, tal es el caso del que se encuentra en Palmar de Bravo, una de las zonas del estado que representa una de las mayores concentraciones de tomas clandestinas de sustracción de combustible, con nada más 70 por ciento, así lo establecen diferentes medios de comunicación”, indicó el empresario.

“Creemos que Moreno Valle quiere evadir su responsabilidad al mencionar que el delito de robo de combustible no está considerado como grave, parece que se le olvida que este delito forma parte del crimen organizado”, remató.

Los niños, los más afectados

El 18 de marzo pasado, procuradores de justicia de la zona centro del país señalaron que grupos criminales dedicados al robo de combustible en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) utilizan a niños como espías o vigilantes para realizar sus actividades ilícitas y, además, los delincuentes cometen el delito de trata por trabajo forzoso contra los menores.

Lo anterior fue dado a conocer durante los trabajos de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, que reunió a fiscales y procuradores de Hidalgo, Ciudad de México, estado de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Advirtieron que “los delitos cometidos en materia de hidrocarburos generan graves consecuencias en la vida cotidiana de las comunidades (…)

Estos hechos delictivos también generan riesgos, por accidente, para aquellas personas que en complicidad con las bandas delictivas o huachicoleros se exponen al extraerlos de los oleoductos de Pemex.

En la reunión, celebrada en San Agustín Tlaxiaca, Hidalgo, también acordaron una nueva etapa de coordinación de esfuerzos interinstitucionales, mayor uso de tecnología de punta y destinar más recursos económicos y humanos para combatir la extracción ilegal de combustible, para proteger a las comunidades de estos delincuentes y sus actividades.

Llamaron a la población a no dejarse cooptar por los huachicoleros (ladrones de hidrocarburos), toda vez que su colaboración los hace cómplices de la operación y protección a los grupos delictivos que se dedican al robo de combustibles en perjuicio de toda la sociedad.