Piezas en diálogo y Calendario litúrgico dan movimiento al Museo Santa Mónica

Piezas en diálogo y Calendario litúrgico son los nombres de los dos programas expositivos del Museo de arte religioso Santa Mónica, generados a partir de la necesidad de sacar a luz obras que no están contempladas en la exposición permanente con la que reabrió el recinto.

Además de que ha provocado un acercamiento con investigadores, en su mayoría historiadores del arte que proponen un discurso interesante y novedoso con el que las obras dialogan, literalmente, con el contexto actual, ambos proyectos han permitido que el museo se mantenga activo en aspectos como la restauración y la investigación.

Para Israel Gutiérrez Barrios, encargado de las áreas de museografía y curadoría, dichos programas “mantienen en un movimiento al recinto, hacia afuera y hacia adentro, que es como decir que sus entrañas de están moviendo”.


Como explicó durante una entrevista, ambos programas generados por él trataron de responder a una de las críticas generadas a partir de la reapertura del recinto: ¿a dónde había quedado la colección de 3 mil 198 piezas que se resguardan?, pregunta que de cierta forma tiene respuesta en las 121 obras inéditas que se han expuesto en 2012 y lo que va de 2013, que han formado parte de procesos de restauración, consolidación e investigación.

Asimismo, los dos programas ayudaron a “retener” al equipo de restauradores venidos de la Coordinación Nacional de Restauración del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que había trabajado en la rehabilitación del inmueble. “Teníamos que hacer algo para que el equipo se quedara y continuara trabajando como taller, por lo que al poner en marcha Piezas en diálogo se tuvo un motivo para que siguieran restaurando, y nosotros exponiendo y estudiando”.

Como ejemplo, durante un recorrido por las bóvedas donde se resguarda el acervo, entre pinturas, textiles, libros y objetos –esculturas y piezas de varios materiales y usos–, Israel Gutiérrez mostró una de los óleos que fueron restaurados para una pasada exposición –una Asunción– que se compara con una de las aproximadamente 30 pinturas que todavía descansan en una mesa, que lucen dañadas por rasgaduras, polvo y microorganismos, y que esperan a ser rehabilitadas.

El curador explicó que por cuestiones personales para octubre próximo tendrá que dejar el Museo de Santa Mónica por lo que en su lugar quedará María Fernanda Malpica Sosa, quien también conoce la riqueza y las necesidades del acervo.

Al respecto Claudia Reyes Flores, la directora del museo adscrito al INAH, aseguró que ambos programas continuarán pese a la salida de su gestor, ya que la intención es seguir generando interés en el público, el cual está integrado en 65 por ciento por personas con licenciatura o especialidad, lo que deja ver el interés particular que despierta el recinto y su colección por este sector.

Para conocer más de los dos programas, Israel Gutiérrez dijo que en el caso de Piezas en diálogo contó enseguida con el apoyo de Pablo Amador Marrero, del Instituto de Investigaciones Estéticas, pues con la iniciativa se quiso romper con el clásico de “la pieza del mes” que suelen ofrecer los museos, haciendo que en este caso la pieza se presente como tal y en relación con otras, ya sean contemporáneas o de otras épocas. Además de la exhibición, el propio la propuesta se complementa con una conferencia para que el público pudiera acercarse más fácilmente a la exposición.

Hasta el momento se han expuesto más de 41 piezas como parte de las propuestas del propio Pablo Amador, Franciska Neff, Agustín Solano, Paula Mues Orts, Juan Manuel Blanco, Patricia Díaz Cayeros y María Elena Stefanón, esta última con la propuesta “Siempre hay tiempo para el arrepentimiento” que se exhibe actualmente.

Este año, contó el museógrafo Israel Gutiérrez, Piezas en diálogo cerrará con la participación de Monserrat Galí Boadella y de Consuelo Maquívar. Esta última, agregó, se encargará además de la publicación con la que se pretende reunir y difundir los trabajos de investigación con los que han participado los expertos, que estará bajo el sello editorial del INAH.

Adelantó que para 2014 ya se tienen contemplados a investigadores de la talla de Lucero Enríquez, Clara Bargellini, Linda Báez, Jaime Cuadriello y de nueva cuenta Pablo Amador y Patricia Díaz Cayeros, entre otros.

Mientras que con Calendario litúrgico, la dinámica consistió en que el propio curador del Museo Santa Mónica se encargaría de las exposiciones basado en fechas como la semana santa, Pentecostés, el Corpus Christi, la Asunción, del arcángel san Gabriel y Adviento.

En el caso de la primera exhibición del programa dedicada a la semana santa, Gutiérrez Barrios eligió 13 esculturas; luego siguieron sagrarios, coronas, mueblería, grabados, pinturas y textiles, entre otros, que en total suman 38 piezas expuestas por primera vez, en lo que va de sus seis emisiones.

Destaca que para 2013 este programa sufrió cambios ya que el curador invitó a seis investigadores locales para que montaran 12 exposiciones concernientes al mismo número de fechas; entre ellos, se cuentan a Eduardo Merlo, Claudia Marín, Monserrat Báez, Jesús Joel Peña y Carlos Maceda. En 2014 ya se contemplan a investigadores como Julieta Domínguez, Mayela Flores y Fabián Valdivia, entre otros.