Pide HRW y AI despenalizar el aborto en América Latina

Amnistía Internacional, Human Right Watch, además de Planned Parenthood y el Centro de Derechos Reproductivos exigieron el día de hoy la despenalización del aborto en durante una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situcación de los derechos humanos de las mujeres embarazadas en América Latina, donde las normativas sobre el aborto se encuentran etre las más restrictivas de todo el mundo.

En Amércia Latina y el Caribe, sólo en tres países –Uruguay, Cuba y Puerto Rico- y la Ciudad de México DF cuentan con una legislación que permite el aborto sin restricciones. Once naciones permiten el aborto bajo ciertas situaciones y en cuatro países –Chile, El Salvador, Honduras y Nicaragua- el aborto está penalizado bajo todas las causales.

Ante esto, el director para las Américas de Human Right Watch, José Miguel Vivanco, mencionó que lamentablemente el debate acerca de la despenalización del aborto en Amércia Latina “suele estar plagado de discusiones ideológicas y dogmas que parecen ignorar lo que está en juego es la salud y la vida de mujeres y niñas”.


El Centro de Derecho Reproductivos indicó que a pesar de que son pocos los países que penalizan el aborto, desafortunadamente en Amércia Latina “el acceso a un aborto seguro y legal sigue siendo limitado… Esto genera en la práctica abortos inseguros y clandestinos que ponen en riesgo la vida y la salud de mujeres y niñas”, advirtió Vivanco, que instó a los gobiernos de la región a avanzar para “hacia la adopción de medidas que aseguren que mujeres y niñas puedan acceder a un aborto seguro”.

Además agregaron que en la región alrededor de 757 mil mujeres son tratgadas por complicaciones derivadas de abortos clandestinos.

De acuerdo a Ximena Casas, encargada del programa para América Latibna de Planned Parenthood, la región, junto con el Caribe, es la única en todo el munod en la que han aumentando el número de partos en niñas menores de 15 años. Según la UNICEF, la región registra la segunda tasa más alta de embarazos de adolescentes en el mundo.

Las ONG’s mencionaron que llevan el tema ante la CIDH porque “queremos reflejar que esta no es una situación aislada de un país o un pueblo, sino que es un problema regional”.

Indicaron que confían en que la CIDH puede establecer estándares regionales nos ayude a generar un estándar para que haya una interpretación mucha más amplia del derecho a la salud de las mujeres embarazadas en América Latina.

Con información de La Jornada en Línea.