Pide Comisariado Ejidal de Chalma crear un museo para la zona arqueológica

Tehuacán. Luego de que se dio a conocer el hallazgo de un templo que pudo ser dedicado al dios del inframundo en la zona arqueológica de La Mesa, en San Diego Chalma, el presidente del Comisariado Ejidal, José Víctor Castillo Barroso, solicitó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), retome el proyecto de crear un museo comunitario en esa población.

José Víctor Castillo recordó que cuando se descubrió la zona arqueológica, hace 20 años aproximadamente, se les hizo mención de la posibilidad de poner ese museo para que ahí se exhibieran todas las piezas que se fueran sacando, pero hasta la fecha ni siquiera les han mostrado esos hallazgos.

Solicitó que se mantenga mayor vigilancia en la zona y que se rinda un informe sobre lo que hacen los arqueólogos y su equipo de trabajo, así como el destino de todas piezas que van sustrayendo, con el objetivo de garantizar que todas se mantengan en buen estado y en las instancias facultadas para su resguardo, pues resaltó que existen rumores de que han ido parar a manos de particulares.


De igual modo, solicitó que se agilicen los trabajos para descubrir todo lo que tiene la zona, que consta de 116 hectáreas, pues al parecer los arqueólogos sólo trabajan tres meses al año, con lo que se avanza lentamente.

Castillo Barroso expresó que si se trabaja coordinadamente ese sitio se puede convertir en un generador de empleos y servicios, por la presencia de turistas, pero hasta la fecha se mantiene cerrado al público, debido a que apenas se lleva un avance de 10 por ciento en los trabajos.

Para el líder de los ejidatarios es indispensable que en esa tarea se involucre a la comunidad, pero resaltó que hasta el momento el INAH ha mantenido un trabajo muy aislado, pues solamente contrata personal de la población, pero no toma en cuenta a las autoridades auxiliares ni ejidales, en cuanto a darles información de lo que en esa zona se hace.

Confió en que ahora que se ha dado a conocer el hallazgo del adoratorio es una buena oportunidad para retomar una buena relación con el Comisariado Ejidal y contribuir a que se logre un trabajo más ordenado, porque existe el riesgo de que parte de lo encontrado, después se haga perdedizo, al no existir un control real de esas piezas.