Peste

La peste es enfermedad bacteriana zoonótica (de animales) infecciosa, que ocurre entre ratas, transmitida por sus pulgas, que puede infectar a humanos que viven en condiciones de pobreza, hacinados, con mala higiene, con roedores cuyas pulgas transmiten Yersinia pestis al picar, la depositan en la sangre, forma nódulos en los vasos linfáticos visibles, se hinchan y sangran; se les llamó bubones; las bacterias que proliferan en el sistema inducen a la muerte, que se llamó peste negra. Si la vía de entrada bacteriana es por vía aérea, causan enfermedad respiratoria aun más grave. A pesar de todo la peste es enfermedad diagnosticable, puede ser tratable y prevenible.

En el pasado la peste causó enormes epidemias; se calcula que mató a 200 millones de personas a lo largo de la historia; por ello la peste se califica como la infección más letal del género humano.

La primera referencia histórica fue “la peste de Justiniano”, ocurrida en el año 540 de nuestra era, descrita por Procopio de Cesárea, quien relató que se originó en Pelusium, cerca del Canal de Suez, de donde pasó a Alejandría, Constantinopla y Europa.


La segunda pandemia ocurrió en 1340, en la Guerra de Crimea, que se dio entre mongoles o tártaros aliados contra venecianos, que enfrentaron a genoveses refugiados en Caffa (Teodosia); los sitiadores cayeron, vivieron en malas condiciones sanitarias, hacinados, piojosos, sufrieron una epidemia de peste negra y arrojaban los cadáveres con catapultas a los sitiados; con ello enfermaron ambos contendientes, los de fuera y los de adentro, resultando la primera guerra bacteriológica. La peste dio fin a la contienda; los genoveses viajaron a su lugar de origen, diseminando con sus barcos y ratas la bacteria en Constantinopla, Mesina (Sicilia), Francia, España y Portugal; cruzó el Canal de la Mancha, llegando a Inglaterra, Noruega, Escandinavia, Alemania y Polonia; tomó las rutas del mar; después las rutas de caravanas, para llegar a Mesopotamia, Oriente Medio, Egipto. La diseminación mató a más de la tercera parte de la población europea; el suceso repercutió socialmente, desapareció el feudalismo, tuvo consecuencias artísticas que condujeron al Renacimiento, modificó la sanidad en la forma de vida.

En 1855 en China se inició la tercera pandemia. Rudolf Virchow fue enviado a Silesia a atender una epidemia de tifo; concluyó que la pobreza e ignorancia son causas fundamentales de enfermedades epidémicas; basta, dijo, con modificar las condiciones de vida de los habitantes para que las enfermedades epidémicas desaparezcan. Después se dieron en cascada descubrimientos de agentes causales; en 1868 Otto Franz Osbermeir descubre Borrelia recurrentis; en 1873 Amauer Hansen identifica a Mycobacterium leprae; en 1876 Robert Koch aisla Bacillus anthracis; en 1879 Albert LUDWig Siegmund Neisser a Neisseria gonorrhoeae; en 1880 Carl Joseph Eberth a Salmonella typhi; así, interminables hallazgos que en 1894 llevaron a que Alexandre Emile Jean Yersin hiciera el hallazgo de la causa de peste, que llamó Pasterella pestis, hoy Yersinia pestis.

Surge una pregunta obligada: ¿qué candidato a presidente o diputado da indicios de combatir miseria, mejorar vivienda, mejorar drenajes de aguas negras, combatir el hacinamiento, ignorancia, malas costumbres, ratas? Si lo encuentran, me platican, para votar por él.