Persiste el despojo y persecución contra los pueblos indígenas: Omar Esparza

Omar Esparza, líder del Movimiento Agrario Indígena Zapatista ■ Foto Eli-zabeth Rodríguez Lezama

Tehuacán. Despojo, acoso y persecución son la constante en contra de las comunidades rurales, denunció Omar Esparza, líder del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (Maiz), esto en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, sobre lo cual dijo que aún no hay algo que celebrar.

Omar Esparza aseveró que los gobiernos son parte de los agresores de los pueblos indígenas, al apoyar proyectos de trasnacionales como las hidroeléctricas, las mineras y la fracturación hidráulica, todo ello para despojar a las poblaciones de sus recursos naturales.

Para el líder de Maiz “no tenemos nada que celebrar” porque hay una política encaminada a desaparecer a los pueblos indígenas lo cual es evidente cuando se asesina desde el estado a quienes luchan por la defensa de la tierra y el agua.


Son, recordó, muchos años los que los pueblos originarios llevan en resistencia y lucha por el reconocimiento, pero a la fecha no logran ese objetivo ya que los gobernantes insisten en negarles el valor que merecen, al tiempo de verlos únicamente como un botín del que se quieren adueñar.

Como pueblos indígenas, expuso, “luchamos por la construcción de un mundo donde haya equidad e igualdad”, por lo que exigió que cese la en­trega de las riquezas naturales a las grandes empresas, a través de la autorización de mega proyectos como la hidroeléctrica que se pretende construir en la Sierra Negra.

Recordó que en esa zona del estado, tanto los gobiernos como la minera Autlán, se dedican a sembrar la división entre las propias familias, así como el terror puesto que tienen amenazadas a las personas que valientemente se oponen a ese proyecto que afectará a decenas de pueblos tanto en Puebla como en Veracruz.

El gobierno, añadió, concesiona los proyectos de muerte sin cumplir con lo que marcan los convenios internacionales que el de la Organización Internacional del Trabajo, donde se establece que antes de iniciar cualquier trabajo es deber de las autoridades aplicar una encuesta para que sean las comunidades indígenas las que decidan si se aceptan las construcciones.

Por ese motivo el Día Internacional del Trabajo, Maiz lo recordó con un encuentro de pueblos en resistencia tanto de Puebla como de Veracruz, Oaxaca, San Luis Potosí y Tamaulipas, quienes se reunieron en Tehuacán para exponer las luchas que cada uno libra contra el neoliberalismo.