Participan 63 colonias en el programa de prevención del delito del CPCSJ, en Tehuacán

Tehuacán. Al menos 63 colonias aplican un programa de cuidado entre vecinos que tiene como objetivo la prevención de delitos, así como que los habitantes de cada zona se identifiquen entre ellos, así lo dio a conocer Rubén Huitrón López, presidente del Consejo de Participación Ciudadana de Seguridad y Justicia (CPCSJ).

Dentro de las acciones que se llevan a cabo está la organización para que los vecinos se conozcan, puesto que hay colonias donde las personas no se identifican, por lo que a veces no saben a quién recurrir, de modo que con ese programa se permiten interactuar y apoyarse mutuamente, explicó.

Rubén Huitrón aclaró que no se trata del “Vecino Vigilante” que es otro programa que involucra a los ciudadanos, pero ese lo coordinan directamente las autoridades de Seguridad Pública Municipal; sin embargo, expuso, ambos tienen similitudes como lo es la creación de grupos para comunicarse por teléfono, desde donde alertan sobre la presencia de vehículos o personas sospechosas a fin de que los policías acudan para indagar el motivo de la presencia de esa gente, con lo cual se logra evitar que se cometan delitos.


No es una acción nueva, aclaró, puesto que lleva cinco años que se lleva a cabo y ha dado buenos resultados, incluso permitió que se lograra la detención de delincuentes que durante un tiempo asaltaron en el Fraccionamiento Reforma.

Además de esa zona residencial, el presidente del consejo mencionó que participan colonias como la Bella Vista, Benito Juárez, San Rafael, el Fraccionamiento Arcadia y en Centro de la ciudad.

Hizo mención de que dentro de los grupos que se forman para la comunicación telefónica, se incluye el número del CPCSJ, así como de los mandos policiacos municipales, estatales y federales, lo que permite una buena coordinación y la respuesta inmediata en caso de emergencias.

Explicó que entre las recomendaciones que se dan al momento de formar esos grupos vecinales, está el que no deben jugar a ser héroes y tratar de detener ellos mismos a los delincuentes, porque pueden poner en peligro hasta su vida, así como tampoco querer hacer justicia por su propia mano, pues hay el riesgo de que todo termine en un linchamiento.