Como parte del proyecto En la vía, 10 artistas muestran su obra mural en el MNFM

En la vía se gestó con el propósito de acercar al público joven al arte, además de ser un espacio de comunicación e interacción. Foto Abraham Paredes.

Entablar una comunicación. Ni siquiera pensar si su presencia es efímera o no. Estar en la calle como un ente vivo, alejado de la inercia y el encierro que existe en una vitrina o la pared de un museo. No decorar sino, tal cual, embellecer el entorno. Sobre todo, visibilizar un arte hecho por artistas locales, que trabajan en torno a un proyecto: En la vía.

Desde 2015, el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM) ha acogido este proyecto que suma el trabajo de creadores, artistas independientes y colectivos, en su mayoría de Puebla.

En la vía se gestó con el propósito de acercar al público joven al arte, además de ser un espacio de comunicación e interacción con el propio visitantes y público cautivo del museo perteneciente a la Secretaría de Cultura federal.


Al inicio el proyecto consistía en la presentación mensual del trabajo de artistas locales con la exposición, venta e intercambio de obras, entre las que cabían el fanzine, la ropa de diseño, la pintura, el dibujo y la poesía, además de ser un foro para la presentación de bandas artísticas.

Para este 2017, la propuesta dio un giro y se enfocó a trabajar con los muros del MNFM. Durante el año se trabajaron 10 murales, haciendo uno por mes con técnica y temática abierta.

Para ello fueron convocados los artistas David No Existe, MalHechx, Flujo Visuals, Mono, Maxis, Juan Tochtli, Mr. Rocket, Sr. Gallo, Paquito y Foster, con temas como el medio ambiente y la naturaleza, hasta la tecnología y el viaje en tren.

Destaca que la pinta de los murales se acompañó de talleres de fanzine, serigrafia, cómic, encuadernación, bordado, grabado, acuarela, en los que participaron, principalmente, niños y jóvenes.

Durante una entrevista, Paquito de Gallo, Vecco Gallo, Foster y Ayhessa del Carmen Hernández señalan que en conjunto los murales dejan ver el trabajo de los artistas invitados y su afán de llevar su obra a un formato más grande: el mural.

Se trata, expuso Vecco Gallo, de que entre el ruido, la contaminación, el ir y venir de los transeúntes, el espectador posible se detenga a ver la obra.

Incluso, notó que la propuesta es contraria al desagrado que causan la publicidad inserta en las marquesinas, las paredes y los anuncios plásticos que cuelgan en la calle.

“Eso sí contamina, pero esto es comunicar, es publicar y retomar los muros con la gráfica. El reto más grande son las dimensiones ya que es llevar el trazo del boceto hacia el muro, agrandándose”, expuso el artista visual.

Dijo que el hecho que se fracture, se dañe, se borre o se erosione a causa del clima, o sea intervenido con papel o nuevos grafitis, no es algo importante para los artistas dado que lo que buscan es entablar una comunicación con el espectador y por lo tanto hay desapego en su obra.

De igual forma, completó, no está cerrado en una vitrina o en un museo ni está creado en función de un público específico.

De manera crítica, Vecco Gallo señaló que si bien existe un muralismo a veces decorativo y en otras panfletario, hay otras propuestas enfocadas en pensar sobre las nuevas formas del arte visual como una manifestación artística.

En suma, consideró que lo que se plasme en las paredes atiende a la responsabilidad del artista de crear esos vínculos con el que recibe su pieza.

Destaca que los 10 murales fueron presentados en pasados días como parte de una jornada cultural que un taller de serigrafia a cargo de Luciérnaga, la expo venta e intercambio de productos artísticos hechos a mano, así como las presentaciones musicales de Jacob Arroyo, Angie Rocker, Juan Tochtli, Isobel Piaf, Luis David Gaytán y Hule.

Ahora, se pueden visitar al recorrer el MNFM, un espacio ubicado en la 11 Norte número 1005, en el Centro Histórico de Puebla.