Parque instalado en Reserva Ecológica del Cerro Amalucan se reduce a balneario

FOTO: esimagen / José Castañares

En pleno periodo vacacional, el Parque Cerro de Amalucan se redujo a balneario, con la inauguración de una playa artificial, como su principal atractivo, que resultó insuficiente para las más de 5 mil personas que visitaron este domingo las instalaciones abiertas apenas este viernes.

También fueron escasos los servicios que se ofrecen dentro de este lugar, como la falta de estacionamiento para vehículos y la operación únicamente de cuatro sanitarios para los miles de poblanos que hicieron largas filas para poder ingresar.

Para la agrupación civil Matlalcueitl-Alsesec, la mala planeación y la contaminación caracterizan al parque que según la organización fue construido de manera ilegal en la Reserva Ecológica del Cerro Amalucan (RECA).


La otra cara que no pudo verse en la inauguración, por parte del gobernador José Antonio Gali Fayad, fue que la basura fue tirada en el punto más lejano del “espejo de agua”, donde también se aprecia la destrucción de senderos, escombro escondido y montones de arena.

La Jornada de Oriente pudo constatar que durante una hora de recorrido en el Parque Cerro Amalucan sólo fueron vistos dos policías auxiliares.

Tampoco hay una unidad de primeros auxilios ni salvavidas, si algún menor llegara a ahogarse.

Este domingo, cientos de familias acudieron al nuevo parque, a pesar de la oposición de vecinos y activistas que denunciaron tala inmoderada en la reserva de 74 hectáreas.

Incluso, los inconformes efectuaron una serie de protestas e iniciaron un juicio legal para frenar la construcción del parque, la cual cercenó parte de la estructura de una pirámide prehispánica, para dar cabida en su lugar a la instalación de asadores y pérgolas.

Lo que más llamó la atención fue que a tres días de su inauguración por parte del mandatario estatal, decenas de comerciantes ambulantes se apoderaron del acceso principal al parque con la venta de frituras, juegues inflables, y la venta de alimentos.

Mientras que franeleros exigieron una cuota de los 20 a los 30 pesos para la vigilancia de los vehículos.

Debido a la falta de estacionamiento en el Parque Cerro Amalucan, los visitantes tuvieron que buscar espacios colindantes a la carretera federal Puebla-Tehuacán,  para dejar ahí sus vehículos e iniciar la caminata para subir al cerro.

Lo mismo pasó con la falta de sanitarios. Este domingo, sólo cuatro baños funcionaron para los miles de poblanos, quienes hicieron largas filas para ingresar; aunado a la carencia de higiene.

Además es visible la tala que en su momento fue denunciada por integrantes de la agrupación civil Matlaltecueitl-Alseseca, defensores del Cerro Amalucan.

La falta de árboles impide que las familias puedan refugiarse, quienes a mitad del día utilizan sábanas y hasta su ropa para taparse de las inclemencias del sol.

Asimismo, se pudo observar que son escasos los juegos infantiles, el equipamiento y mobiliario urbano.

El Parque del Cerro de Amalucan abrió sus puertas tras una inversión de 324.1 millones de pesos, que beneficia de manera directa a 300 mil personas que habitan en 128 colonias de la zona norte de la capital, entre las que se encuentran Bosques de Amalucan, Álamos Vista Hermosa y Rivera Anaya.

En el espacio de 74 hectáreas se instaló un teatro al aire libre, juegos infantiles, canchas de fútbol, asadores, canchas de usos múltiples y cuerpos de cristal.