Para cuidarse las espaldas, políticos dejan a sus esposas en cargos políticos: Muñoz Ledo

Para cuidarse las espaldas, políticos dejan a sus esposas en cargos políticos: Muñoz Ledo.

El ex candidato presidencial y fundador del Partido de la Revolución Democrática, Porfirio Muñoz Ledo, advirtió que las dinastías políticas como la de Rafael Moreno Valle –sin mencionar su nombre– se perpetúan y se reproducen en los gobiernos locales desde el autoritarismo, con candidaturas que ocupan las esposas, los hijos y los compadres para sucederlos en el poder.

Este es el caso –indicó– de las entidades de Puebla y Veracruz, en donde los gobiernos estatales definen a sus candidatos en función de “cuidarse las espaldas”.

Incluso durante su visita a Puebla llamó “Evita Perón” a Martha Érika Alonso Hidalgo, abanderada de la coalición “Al frente por Puebla” y esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle.


“¿Quién es la candidata en Puebla?, Evita Perón”, preguntó a los asistentes al conversatorio “México, el cambio que necesita”, que dictó en el Auditorio de la Casa de las Culturas Contemporáneas de la UAP.

En las casi dos horas de diálogo, Muñoz Ledo también declaró que Rafael Moreno Valle mantiene cooptado a los órganos electorales y autónomos del estado, al que consideró el signo de nuestro tiempo.

De ahí sostuvo que la solución es acabar con la partidocracia, con un nuevo constituyente en este país que se homologue a los estados.

Este jueves, el izquierdista estuvo en la ciudad de Puebla para impartir cátedra en la Institución de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”.

A sus 84 años, Porfirio Muñoz Ledo, maestro de políticos, académicos e intelectuales de varias generaciones en este país, está más lúcido y vital que nunca.

Desde la academia, habló de la urgencia de crear una nueva Constitución federal, de cambiar el sistema de México, de la falta de Estado de Derecho y de la división de poderes que se encuentra subordinada a los gobernantes en turno.

Muñoz Ledo recalcó que solo hay Estado de Derecho en un país cuando la normalidad se vuelve normativa; mientras, sostuvo que el Poder Judicial no existe en México, porque nadie le cree, como demuestran las cifras oficiales en el que revela que siete de cada 100 crímenes son denunciados, y de ellos la cuarta parte castigados.

“El Poder Judicial no existe en México, y está supeditado al Poder Ejecutivo y a los viejos cacicazgos”, recalcó.

En el conversatorio, Muñoz Ledo estuvo acompañado por el director del Instituto “Alfonso Vélez Pliego”, Francisco Vélez Pliego y los académicos Carlos Figueroa y Ricardo Villa Escalera.

El ex senador dijo que la crisis a la que nos ha llevado el neoliberalismo en México indica que es el momento de replantear el sistema de representación y de devolver el poder a la ciudadanía.

También aseveró que es el tiempo de refundar las instituciones y cimentar sobre bases renovadas la formación, el ejercicio y la distribución del poder para una nueva República.

Destacó la importancia de renovar la Constitución Mexicana, debido a que resulta obsoleta, deforme y parchada ante 170 modificaciones en 109 artículos, en los últimos 30 años.

Al respecto, admitió que muchos ministros están en desacuerdo, porque se trata del inicio de un nuevo federalismo, en el sentido de que tiende a probar que cualquier estado puede hacer una Constitución con principios propios.

Por otro lado, el político recalcó que la autoridad debe iniciar una serie de indagatorias sobre lavado de dinero y desvío de recursos públicos que involucran al panista Ricardo Anaya y a su ex compañera en el Partido de la Revolución Democrática, Rosario Robles Berlanga, cuando estuvo al frente de la Sedesol y la Sedatu.

Si la autoridad no actúa, advirtió, estos graves acontecimientos quedarán impunes y protegidos desde la corrupción, fenómeno que se desborda en el gobierno federal y los estados. Por lo que pidió que se proceda legalmente contra los responsables de la malversación de recursos, que dejó de ser controlado por el sistema “premial”, es decir, basado en la recompensa o castigo.

Al final, aseveró que en México no hay Estado de Derecho, y es necesario erradicar el ejercicio del poder y la potestad del dinero, lo que llamó el “verdadero trasfondo de la inseguridad ciudadana y el desamparo económico” de este país.