Antes de irse, diputados del PAN-PRD se gastan en ocho meses el presupuesto del Congreso de todo un año

FOTO: esimagen / Jafet Moz

Los diputados salientes del PAN y el PRD se gastaron en ocho meses el presupuesto que programaron para todo el año de 145 millones de pesos, por lo que carece de recursos para garantizar su operatividad en los cuatro meses que faltan al 2018, incluido el pago de salarios.

La denuncia la realizaron el presidente y la secretaria de la Mesa Directiva que entrará en funciones con la nueva legislatura el sábado próximo, José Juan Espinosa Torres del PT y Nora Merino Escamilla de Encuentro Social (PES), respectivamente, quienes aseguraron que parte de los recursos se desviaron a las campañas electorales de este año.

Incluso, acusaron que los representantes populares en funciones dejaron sin atender los daños que ocasionó el sismo del 19 de septiembre a los dos inmuebles del Poder Legislativo, por lo que a un año del mismo diversas zonas continúan apuntaladas ante riesgo de desplome y, aun así, en uso de los trabajadores.


Requiere Congreso 56 mdp para terminar el año: Espinosa

José Juan Espinosa y Nora Merino exigieron en conferencia de medios a los diputados salientes resolver la falta de recursos antes de dejar el cargo el viernes próximo, ya que el Poder Legislativo requiere 56 millones de pesos para lo que resta del año.

“Si no nos dejan eso (56 millones de pesos) en las arcas del Congreso, el problema será de ellos, porque demostrarían que hicieron un gasto excesivo en comparación al techo presupuestal que ellos mismos propusieron”, anotó Espinosa.

Los dos diputados electos de la coalición “Juntos Haremos Historia” señalaron como responsables de la crisis presupuestal del Congreso de Puebla al actual presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, el perredista Carlos Martínez Amador, y al antecesor de éste en el cargo, el panista Jorge Aguilar Chedraui, de los cuales este último dejó su cargo en febrero pasado para competir por una diputación federal que no consiguió.

Aclaró que la mayoría de Morena, el PT y el PES –que iniciará funciones el sábado– no solicitará ampliaciones presupuestales al Poder Ejecutivo y no descartó que se pueda interponer una denuncia penal en contra de quien resulte responsable por estas irregularidades.

Espinosa dijo que existió discrecionalidad en el manejo de recursos desde el arribo de Carlos Martínez a la presidencia de la Junta de Gobierno en 2015, pues el Congreso comenzó a gastar más de lo programado y a suplir los recursos faltantes con ampliaciones presupuestales del gobierno del estado.

Refirió que el gasto se incrementó en 38 millones de pesos en 2015, en 46 millones de pesos en el año electoral de 2016 y en 22 millones de pesos durante 2017, lo que da un total de 106 millones.

Agregó que la variación en el gasto exhibe inconsistencias en la aplicación de recursos, porque no se justifica una erogación de 167 millones en 2017, cuando el año anterior aplicó 190 millones.

“Esto antes no pasaba en el Congreso, el Congreso debe ser el primero en poner en práctica la disciplina financiera, en poner el ejemplo”, expresó Espinosa en referencia a la función fiscalizadora que efectúa el Poder Legislativo en la aplicación de los recursos públicos.

Espinosa Torres también reveló que personal del Congreso del Estado, de manera irregular, cobra su sueldo en la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) del gobierno poblano, situación que conoció de voz de trabajadores con los que sostuvo acercamientos el lunes pasado.

Además, los empleados le reportaron que algunos integrantes de la planilla laboral dejaban sus responsabilidades en periodo de campaña, para apoyar a los candidatos del PAN y el PRD.

Anuncia investigación ante daños en el Congreso

Espinosa encabezó un recorrido con los medios de comunicación en el palacio legislativo, ubicado en la calle 5 Poniente, en las inmediaciones de Catedral, para mostrar que la zona de estacionamiento se ha mantenido apuntalada durante un año ante la posibilidad de derrumbe, pese a que es utilizada para el resguardo de los trabajadores en caso de sismo.

Explicó que el área se dañó por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y pese a la inestabilidad del lugar se sigue permitiendo el paso de automóviles y de empleados, ya que bajo el aparcadero se ubican salones que albergan el archivo del Congreso y oficinas.

El diputado José Juan Espinosa consideró un hecho grave esa situación, porque los diputados en funciones no han hecho nada durante un año para reforzar la zona.

Advirtió que iniciarán una investigación minuciosa, en la que se van a solicitar dictámenes periciales y de protección civil en donde se dé un informe de la gravedad de los daños, y solicitarán a los diputados una explicación detallada del uso de los recursos y del por qué esas áreas no fueron reparadas.