OTRA VEZ LO MISMO

Ayer hubo una reunión entre autoridades federales, funcionarios del Poder Ejecutivo estatal y diputados de la LIX Legislatura poblana para abordar las alternativas legales que se pueden formular para prevenir la violencia de género y en particular los feminicidios, que son un crimen que azota de manera sumamente preocupante al estado.

Todo indica que el cónclave oficial no tuvo los resultados que se podían esperar porque el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Víctor Antonio Carrancá Bourguet, ni siquiera llevó los datos elementales que hubieran permitido tener un panorama certero de la problemática.

El haber llegado a estas alturas de la criminalidad que victimiza a las mujeres no solo por parte de los delincuentes sino por el aparato de justicia es resultado de la obsolescencia, de la insensibilidad y la ausencia absoluta de compromiso con la sociedad que tuvo el gobierno anterior, el encabezado por Rafael Moreno Valle Rosas.


Ahora, cuando urgen soluciones inmediatas, nada burocráticas, los procesos vuelven a empantanarse por la acción u omisión de quien debería ser el principal interesado en evitar que se cometan más actos de violencia contra mujeres en hogares, trabajo, vía pública y cualquier otro ambiente.

Se hace preciso reclamar que las autoridades de todos los niveles de gobierno atiendan con la seriedad que amerita la violencia de género y se dejen de lado posturas arrogantes, por no decir misóginas.