OTRA VEZ CARRANCÁ

El gobernador Antonio Gali Fayad envió al Congreso de Puebla una iniciativa de reforma que anticipa la sustitución de Víctor Antonio Carrancá Bourget como fiscal General del Estado, la cual faculta al mismo Carrancá a nombrar a su sucesor en caso de ausentarse por más de 30 días, de entre los fiscales que se encuentran bajo su mando. De aprobarse la enmienda, los diputados de Morena, el PT y el PES que iniciarán funciones el 15 de septiembre no podrán echar abajo el nombramiento debido a que la modificación les exige el voto de las dos terceras partes de los legisladores y sólo tendrán mayoría simple.

Sin duda, con Carrancá Bourguet al frente de la FGE, Puebla ha tenido el periodo más oscuro de su historia en la procuración de justicia, pues éste funcionario utilizó el aparato a su mando para perseguir a adversarios del régimen de Rafael Moreno Valle Rosas, y hasta llegó a falsear investigaciones, como lo evidenció la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el caso de la represión al pueblo de Chalchihuapan.

Encarcelar a presuntos feminicidas sin contar con el cuerpo del delito o no poder encerrar en prisión a un hombre, “El Gallero” a quien se le comprobó la privación de la libertad de seis personas, su tortura, desmembramiento y posterior desintegración en ácido, son algunos de los saldos de Carrancá.


Es así que la posibilidad de que el negligente funcionario –por usar un adjetivo- pueda designar a su sucesor en el cargo, es verdaderamente aberrante y no debe ser permitido, porque el daño para Puebla será mayúsculo.