OTRA PIFIA DEL IEE

El Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Puebla (IEE) determinó ayer que el candidato de la coalición Puebla Unida, José Antonio Gali Fayad, no incurrió en actos anticipados de campaña y, por lo tanto, puede continuar con sus actividades proselitistas con normalidad.

Es en verdad inaudito que a menos de dos semanas de que terminen las campañas el organismo que debería ser el garante de la imparcialidad, la certeza y la puntualidad en los comicios, esté fallando apenas sobre una querella que debió haber sido resuelta apenas unos días posteriores al inicio de actividades proselitistas.

No es sólo esa la única pifia en la sesión que tuvo el Instituto Electoral del Estado de Puebla ayer. Hay que abonar también la exoneración que hubo sobre el ex secretario de Infraestructura del gobierno estatal, cuya imagen fue promovida, con el absoluto apoyo del mandatario estatal, Rafael Moreno Valle Rosas, a través de un despliegue exagerado de anuncios espectaculares que pretextaban publicitar la portada de una revista.


Vuelve a confirmarse que el órgano electoral está al servicio del titular del Poder Ejecutivo y de sus intereses, en este caso, de la coalición que forman los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática, Nueva Alianza y Compromiso por Puebla, y que ya no se puede esperar imparcialidad y apego pleno al espíritu de equidad que marca la normatividad comicial.

Así las cosas, se antoja difícil que, independientemente de cuál sea el resultado en los comicios que se avecinan, la ciudadanía llegue a tener confianza en la actuación del IEE.