Operadores de Lastiri preparan acto masivo para destaparlo como candidato del PRI

■ Foto Rafael García Otero

¿Ya hay definición en el PRI para elegir a su candidato a la gubernatura? Por lo menos los operadores del subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, están queriendo hacer sentir que la decisión del tricolor es a favor del funcionario federal y por esa razón están organizando, convocando, a una multitudinaria concentración de militantes priistas para el próximo 21 de enero, en el barrio de Analco, para cerrar filas en torno al también ex alcalde de Zacatlán.

Queda claro que si ya se está montando ese acto en el Puente de Ovando, que hace un par de décadas era el sitio emblemático del PRI para arrancar campañas electorales, es que la facción de Juan Carlos Lastiri tiene confianza de que el “dedazo” tricolor será a su favor.

Entre los seguidores de Lastiri ha regresado el optimismo, pues hasta hace algunas semanas se daba por hecho que el subsecretario de la Sedatu ya estaba fuera de las posibilidades de ser el candidato. Esa actitud en mucho se debe a que el funcionario retomó sus actividades proselitistas de promoción personal que había cancelado desde hace algunos meses.


Sin embargo fuera del grupo de Lastiri existe mucho desconcierto, pues se tiene claro que si este personaje es el abanderado del tricolor será un signo indudable de que el PRI, por enésima vez, ha negociado con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas una derrota electoral del Partido Revolucionario Institucional.

Lastiri Quirós marcha en la contienda del PRI con los peores números que miden la popularidad y la intención del votos de los aspirantes priistas. Es un personaje que genera desconfianza, que no es querido y  su personalidad se inscribe dentro de los peores vicios de los políticos tricolores.

Además, el subsecretario de la Sedatu se ha destacado por su posición acrítica al morenovallismo. Es un político que siempre ha buscado tener una relación de entendimiento con el ex gobernador panista de Puebla.

La posible postulación de Lastiri podría significar un segundo golpe a la estima de la militancia priista, luego de que el odiado Javier Lozano Alarcón, detractor del PRI poblano, ahora es el flamante vocero de José Antonio Meade Kuribreña, el virtual abanderado presidencial de este partido.

Ese desconcierto se ha acrecentado porque en los últimos días ha guardado silencio Enrique Doger Guerrero, el delegado del IMSS, y la mejor carta del PRI para pelear la titularidad del Poder Ejecutivo.

¿Dicho silencio de Doger a qué se debe?

¿A lealtad y disciplina dentro del PRI, porque se sabe que él será el candidato y no busca crear confusión?

¿A qué ya sabe que nuevamente lo dejaron fuera de la posibilidad de ser candidato del PRI a la gubernatura?

¿Por qué está negociando mejor ser aspirante a edil de la capital?

¿Está analizando desertar a Morena?

El martes de la próxima semana, en la sede nacional del PRI, se despejarán todas estas dudas.