El obispo de Tehuacán señaló que será un reto atender la diócesis de San Cristóbal de las Casas

Obispo de Tehuacán aboga a favor de hidroeléctrica en la Sierra Negra.

Tehuacán. Con una celebración eucarística, el obispo diocesano Rodrigo Aguilar Martínez comenzó sus actividades de despedida de esa diócesis, luego de que el papa Francisco lo nombró como nuevo obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, zona que el prelado reconoció que representa todo un reto para su persona por la enorme participación laical que ahí se tiene.

Como muestra de ello reveló que el obispo Felipe Arizmendi, a quien sucederá en el cargo, le dejó prácticamente toda la agenda de 2018, dentro de la cual tiene una serie de reuniones con los grupos de laicos, dentro de los cuales se cuentan alrededor de 8 mil catequistas, lo que es una señal de la participación en las actividades de la iglesia por parte de la feligresía chiapaneca.

Los tres primeros meses del año son de encuentros con los agentes de pastoral, de tal manera que a diferencia de Tehuacán, donde dedicaba los fines de semana para las visitas a las parroquias, en San Cristóbal esos días son de los únicos que podrá disponer para estar en la cabecera diocesana.


Sacerdotes, religiosas, laicos, así como autoridades municipales y feligreses en general se reunieron en la catedral de esta ciudad para participar en la misa que encabezó Rodrigo Aguilar, quien expresó que cada diócesis tiene sus particularidades en todo sentido, incluso en lo que al aspecto de violencia e inseguridad se refiere.

En la diócesis de Tehuacán, dijo, tenemos el “triángulo rojo”, en San Cristóbal de las Casas no hay una zona de ese tipo, pero es más marcada la marginación y la desigualdad social, por lo que se trata de un aspecto que, señaló, tomará en cuenta para el trabajo pastoral que debe desarrollar en San Cristóbal.

Rodrigo Aguilar resaltó que los errores y omisiones que reconoce haber tenido al frente de la diócesis de Tehuacán, seguramente le servirán para no incurrir en lo mismo en el acompañamiento a la feligresía católica, que a partir del próximo tres de enero tendrá a su cargo.

Luego de la misa encabezó una comida con religiosas, sacerdotes y agentes de pastoral, así como autoridades municipales, en el Seminario Menor, donde hizo el exhorto para que la diócesis se disponga a recibir cálidamente a quien el papa decida nombrar al frente de esta diócesis.

Destacó que como obispo saliente debe entregar una terna para proponer a su sucesor, dentro de la cual puede incluir a sacerdotes de esta región así como a obispos de otras diócesis; sin embargo, aclaró que eso no indica que de esos tres vaya a salir el próximo obispo de Tehuacán, ya que es una decisión del papa quien se basa además en otras propuestas y el análisis de las mismas.