Numerosos litigios contra el PRI por imposiciones en comités municipales

Ni en las derrotas electorales de los años 2010 y 2013 el PRI poblano había atravesado un momento tan crítico como el actual, en que sus principales líderes y operadores están buscando migrar o de plano ya desertaron a otras fuerzas políticas, existe un permanente vacío de autoridad, hay una ola creciente de malestar por la imposición de comités municipales y en general los militantes no saben si este instituto político es realmente de oposición o una agrupación cómplice del morenovallismo.

Como parte de esta crisis se sabe que por lo menos ya se generaron unos 20 litigios de priistas que fueron excluidos de los procesos de renovación de los comités municipales y por tanto han emprendido juicios de protección de derechos políticos ante el Tribunal Estatal Electoral.

En mucho esta crisis se debe a que el presidente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, se encuentra la mayor parte de la semana en la ciudad de México atendiendo su labor como legislador federal y todo lo acaba delegando en la secretaría general del partido, Rocío García Olmedo, quien lejos de tener una actitud conciliadora con los grupos regionales del priismo poblano, ha estado entrando en constante confrontación con diferentes facciones de militantes.


rocio-garcia-olmed-po
Secretaría general del PRI Puebla

Una de las causas constantes de malestar surgido en diferentes municipios es que los nuevos dirigentes locales, en anteriores elecciones constitucionales, se le vio operando a favor del PAN, el Panal o el Partido Compromiso por Puebla, es decir para el morenovallismo, y de manera nada congruente son a quienes ahora ha dado preferencia Rocío García Olmedo.

En general el problema más profundo del PRI es la carencia de liderazgos.

Nadie marca el rumbo y los retos del partido.

Nadie alienta y cohesiona a la militancia. Nadie cuestiona los abusos del morenovallismo de manera permanente.

Nadie plantea algún proyecto para que el PRI pueda recuperar la gubernatura en el año 2018.

Nadie cuestiona a los delegados del gobierno federal que en su mayoría colaboran para los intereses políticos del morenovallismo.

Nadie ha cuestionado la traición de José Alarcón Hernández, quien ostento una larga lista de altos cargos y canonjías en los gobiernos priistas para salir a decir que como nadie lo tomaba en cuenta se pasa a las filas de un partido controlado por el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

¿Quiénes podían encabezar ese liderazgo carente en el PRI?

Uno de ellos es Jorge Estefan Chidiac, pero solo viene a Puebla un par de días a la semana.

El ex gobernador Melquiades Morales Flores, pero el grueso de su familia es colaboradora del morenovallismo o del PAN.

La senadora Blanca Alcalá Ruiz o el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, pero ambos muestran mucha soberbia y no les interesan los problemas locales de su partido.

Los dirigentes del PRI estatal, se reunieron esta mañana para determinar el futuro del partido trícolor. Donde el delegado; Rogelio Cerda, habló sobre la apertura de comisiones de resolución.
Nadie toma el liderazgo del PRI

Quienes podían haber tomado la batuta eran Javier López Zavala, Alejandro Armenta Mier o Enrique Doger Guerrero, pero los tres están coqueteando con el proyecto de mudarse a Morena.

El delegado de Sedesol, Juan Manuel Vega Rayet, es un hombre echado para adelante, crítico de la situación del PRI, pero no hace nada para cambiar la realidad de su partido.

Lo peor de esta situación es que Enrique Ochoa, el presidente nacional del PRI, recién llegado al cargo pidió información de la situación de Puebla y prometió que la analizaría. Es la fecha que no define un proyecto para sacar a su partido de la oposición en el estado.

Y como colofón, el presidente Enrique Peña Nieto siempre trató con privilegios y deferencias a Rafael Moreno Valle Rosas, como si fueran del mismo partido.

En resumen el PRI poblano se encuentra entre el abandono, la desarticulación y la confrontación. Condiciones que desde ahora parecen estar llevando al tricolor a una derrota en el año 2018.