NUEVAMENTE VS. LA DEMOCRACIA

El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) avaló el veto impuesto por el Instituto Electoral del Estado (IEE) contra la creación de nuevos partidos políticos que participarían en el proceso electoral 2017-2018, no sin antes posponer la sentencia durante cuatro meses de manera ilegal.

 

Nuevamente las dos instituciones que fungen como autoridades comiciales en la entidad parecen estar en contubernio en contra de los más elementales principios democráticos y, por ende, de los intereses y derechos de la ciudadanía a los que deberían representar y servir.


 

Cierto es que muchos de los partidos emergentes en los años recientes solo han servico como satélites de fuerzas políticas mucho más desarrolladas y como fuente inmoral de riqueza para las familias o camarillas que los detentan.

 

Pero también es una realidad que tratar de impedir la formación de nuevos institutos políticos por principio es contrario a la garantía constitucional de libre asociación y en seguida evita a los electores contar con más opciones de representación, lo que implica también un atentado contra la pluralidad.

 

Basta recordar que los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) fueron fundados hace apenas unos años y se convirtieron en ese tiempo en poderosas fuerzas políticas con posibilidades de disputar la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso de la Unión y que ostentan, en el caso del primero, gubernaturas, así como ayuntamientos.