No volver a negociar con el PAN la plaza de Puebla, piden priistas a Meade

En el arranque de su precampaña en la entidad, ex legisladores y diputados manifestaron a Meade su preocupación de participar solos en la contienda.

El aspirante presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, descartó un pacto con el PAN para ceder la gubernatura de Puebla al albiazul en la elección de 2018, pero al mismo tiempo evadió comprometerse con los liderazgos locales a aterrizar en el estado la alianza con el PVEM y el Panal que soportará su candidatura.

En el arranque de su precampaña en la entidad, ex legisladores y diputados manifestaron a Meade de manera pública su preocupación de participar solos en la contienda por Casa Puebla, al argumentar que se enfrentarán a una megacoalición de cinco fuerzas políticas que encabezaría el PAN.

Asimismo, pidieron al aspirante a Los Pinos abogar “en los altos círculos del partido” para que no se pacte la derrota del PRI poblano, ante las versiones extraoficiales de una negociación entre la cúpula nacional y el ex mandatario local albiazul Rafael Moreno Valle Rosas, que le permitiría al segundo garantizar el triunfo de su fuerza política en la gubernatura, a cambio de operar a nivel estatal la victoria de Meade en la presidencia.


“El que piense que Puebla está negociado está muy equivocado”, respondió el ex secretario de Hacienda y Crédito Público desde el templete que se instaló en uno de los salones del Centro de Convenciones.

Al término del cónclave, el dirigente estatal del tricolor, Jorge Estefan Chidiac, reconoció que Puebla no se incluye en el convenio de coalición que el PRI firmó con el Panal y el PVEM para la elección federal de 2018, por lo que existe la posibilidad de que se presenten solos a los comicios.

Sin embargo, dijo que existe un compromiso de esas fuerzas políticas para que no se sumen a la megacoalición del PAN a nivel local, por lo que cada una registrarían candidatos por su cuenta a los cargos de elección popular del estado.

La precampaña de Meade como aspirante único gira en torno al diálogo y la apertura con la militancia, razón por la cual los organizadores del mitin que encabezó en Puebla con la presencia de un millar de afiliados y simpatizantes abrieron un diálogo entre el aspirante y distintos liderazgos preseleccionados por el instituto político para usar el micrófono.

Aunque el ex integrante del gabinete de Enrique Peña Nieto ofreció ganar Puebla “con todo” en las primeras palabras que dedicó a su audiencia, la promesa no dejó convencidos a los cuadros locales.

Casi al término del acto, el ex diputado estatal Antonio Hernández y Genis denunció de manera velada que los priistas poblanos han sido víctimas de traiciones por parte de la cúpula del partido en más de una ocasión, por lo que pidió a Meade convertirse en abogado de su causa “para que no otra vez nos vayan a negociar” y los dejen solos “a mitad del camino”.

El reproche fue bien recibido por los militantes, quienes aplaudieron al orador, motivándolo a continuar con la misma línea discursiva. En tanto, la mayoría de los dirigentes locales, funcionarios y legisladores del tricolor –el grueso aspirantes del 2018– optaron por guardar silencio.

Hernández y Genis continuó su disertación reconociendo que Enrique Ochoa descartó un pacto con el PAN a nivel estatal durante una reunión que sostuvo con la militancia en noviembre pasado a puerta cerrada, donde declaró que “aquellos que dijeran que Puebla estaba negociada estaban bien pendejos”, sin embargo, consideró necesario insistir en el tema.

Además, el ex integrante de los gobiernos de Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres aprovechó la ocasión para solicitar Meade espacios en su gabinete para “la verdadera militancia”, al advertir que “lo contrario sería un despropósito”.

A Hernández y Genis lo secundó el coordinador de los diputados federales priistas de Puebla, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, quien alertó a Meade que cinco partidos respaldarán la continuidad del morenovallismo y sus prácticas de corrupción, por lo que consideró necesario que el PRI “camine de la mano del Partido Verde y Nueva Alianza” en el proceso comicial para tener mayores posibilidades de triunfo.

Meade aseveró que los priistas poblanos han sido “eje fundamental” de la administración de Peña Nieto por el respaldo que han brindado a las acciones de gobierno, por lo que manifestó su confianza en que la dirigencia nacional tiene como objetivo que Puebla “vuelva a experimentar el triunfo”.

El aspirante hizo subir a Enrique Ochoa al templete, para ratificar su presencia en el mitin, al tiempo de solicitar a sus prosélitos dar las gracias al dirigente nacional por visitar el estado de nueva cuenta.

“¡Qué se sienta el entusiasmo en Puebla! ¿Si se puede o no se puede? ¡Vamos con todo!”, arengó a sus seguidores, quienes fieles a la costumbre aplaudieron las palabras de su candidato e hicieron sonar las trompetas con las que animaron el acto masivo.

Aunque Víctor Manuel Giorgana señaló que los priistas han sido víctimas de “represión” del gobierno panista, al que responsabilizó del incremento de la pobreza y de la deuda pública, Meade no emitió ningún comentario del tema.