Niños alfabetizados por el CUPS disfrutaron de la Feria Internacional de Lectura

Este año, la octava Feria Internacional de Lectura (Filec), que organizan el Consejo Puebla de Lectura y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) tuvo un grupo especial de invitados. Se trató de 45 menores provenientes de La Resurrección y Barranca Honda, quienes han sido alfabetizados como parte del programa Niños sin escuela del Centro Universitario de Participación Social (CUPS) de la UAP.

La visita a la Filec y a la comunidad de Santa María Tonantzintla –sede del INAOE y la feria–, implicó no solo el viaje, la participación de talleres y el disfrute de espectáculos infantiles, también, y en una forma especial, derivó en la compra de uno de los libros que se exhibieron en el foro.

El acto, que para algunos puede ser pequeño, para los niños significó la primera experiencia de elección, compra y tenencia de un material impreso, sobre el cual ejercitarán la lectura y escritura que recientemente fueron adquiridas.


Asimismo, significó que otro grupo de ciudadanos –entre alfabetizadores y servidores sociales del CUPS, así como académicos, amigos y familiares– donarán recursos para juntar una bolsa de dinero con la que los niños pudieran adquirir uno o más libros.

Iván Nava, coordinador de Comunicación del CUPS, y Norma Oropeza, coordinadora académica del programa Niños sin escuela, relataron en entrevistas por separado cómo fue la experiencia por la que pasaron los niños que han aprendido a escribir y a leer gracias a este proyecto de la Universidad Autónoma de Puebla.

Norma Oropeza resaltó que fue gracias a la invitación del Consejo Puebla de Lectura y al apoyo de la universidad como los niños llegaron a la Filec y vivieron una experiencia única de acercamiento con materiales y actividades pensadas específicamente para el público infantil.

“El itinerario a todos les gustó: lo mismo escucharon un concierto de La Hormiga Juana, que fue divertido y significativo porque para la mayoría fue su primera experiencia musical, que disfrutaron el viaje, pues fue conocer y reconocer otros lugares, como Cholula”, narró.

Explicó que el grupo de niños es de los primeros que se han formado a partir de la incursión del CUPS en La Resurrección y en Barranca Honda, con niños de preescolar de cuatro o cinco años hasta los 16 años que ya saben leer y escribir e incluso aprenden otras materias como matemáticas, español y ciencias sociales.

“Esta visita fue parte del aprendizaje, para saber que la lectura abre otras posibilidades y otras perspectivas y a la vez es una motivación para seguir aprendiendo”, dijo Oropeza.

Por su parte, Iván Nava explicó que el grupo de niños se integra no solo por menores que han crecido ahí, sino por aquellos que, debido a la migración interna, provienen de otros estados cercanos a Puebla con familias que vienen a trabajar a la ciudad.

“Son niños que por cuestiones familiares, económicas y sociales no han podido ser inscritos a alguna escuela, ya que hay casos en los que incluso no cuentan con documentos de identificación como el acta de nacimiento”, contó el encargado de Comunicación del CUPS.

Agregó que el trabajo del programa Niños sin escuela inició hace cuatro años en el Cerro del Marqués, en la junta auxiliar de La Resurrección, en la cuarta sección de San Miguel Canoa y Barranca Honda, junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan.

Contó que como el proyecto es continúo, recientemente, con el apoyo del programa radiofónico ¡Arriba chamaco! que se transmite por la radio universitaria, lograron recaudar materiales de aula reutilizados como libretas, lapiceros y lápices, para apoyar a los niños que alfabetizan.