Niega José Antonio Meade pacto para que el PRI pierda elección en Puebla

En medio de versiones que acusan un pacto entre la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el ex gobernador panista, Rafael Moreno Valle Rosas, para que su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo sea la vencedora en la elección de julio próximo, José Antonio Meade Kuribreña, candidato presidencial del tricolor, sostuvo que el único acuerdo es por Puebla.

“Que no tengan ninguna duda en Puebla estamos aquí para ganar. No hay plan B, no hay plan C, no hay acuerdos, no componendas, el único acuerdo es por Puebla, es por los poblanos”, sostuvo en gira de trabajo por el municipio de Atlixco.

Recientemente Humberto Aguilar Viveros, quien busca la diputación federal por el distrito VII, denunció que hay un “acuerdo cupular” entre el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del tricolor y el ex gobernador poblano para sacrificar a los abanderados del PRI.


Meade rechaza reelección pero evade nombrar a Moreno Valle

En el centro cultural La Concha, José Antonio Meade, criticó un intento de reelección en Puebla, pero evitó nombrar a Rafael Moreno Valle Rosas, quien a través de la candidatura de su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo, abanderada de la coalición “Por Puebla al Frente”, pretende perpetuarse en el poder.

Comentó que los ciudadanos quieren como gobernador a alguien que conozca la entidad, como Enrique Doger Guerrero, abanderado del PRI, y no a quien se la pasa en Polanco, en alusión a Luis Miguel Barbosa, abanderado de “Juntos Haremos Historia”.

“No queremos gobiernos a trasmano, no creemos en reelecciones escondidas, no creemos en liderazgos que se conocen más en Polanco que en Puebla. Queremos un gobierno poblano para los poblanos”, sentenció.

Poblanos viven entre extorsiones y plagios

José Antonio Meade acusó que los habitantes de esta entidad federativa viven intranquilos por el temor a ser víctimas de la delincuencia. Ofreció que de llegar a la presidencia de la República regresará la seguridad a los ciudadanos.

“Hoy estamos preocupados en Puebla, vemos un Puebla inseguro, vemos un Puebla en donde roban, en donde extorsionan, en donde secuestran, vemos un Puebla en donde no nos sentimos tranquilos, hoy vengo a pedirle que demos la batalla para lograr una mejor Puebla”, acusó ante un auditorio mayoritariamente conformado por integrantes de Antorcha Campesina.

Garantizó que tanto él como Enrique Doger Guerrero, candidato del PRI al gobierno de Puebla, trabajarán para hacer de este un estado seguro, dotándolos de espacios recreativos, como parques; cámaras de videovigilancia, y acciones para evitar que armas y dinero lleguen a los delincuentes.

Huachicol deja ganancias por 20 mmdp

En reunión que sostuvo durante la mañana de ayer con miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), a la que solo tuvieron acceso algunos medios de comunicación, José Antonio Meade, candidato del PRI a la presidencia de México, sostuvo que la venta de hidrocarburo robado deja ganancias por 20 mil millones de pesos a los huachicoleros.

Definió a Puebla como un “foco rojo” por la alta incidencia de este delito en la entidad. En ese contexto, admitió que tomará “muchos años” poder erradicar este mal.

En su exposición ante empresarios reunidos en el Centro Mexicano Libanés, no culpó a Rafael Moreno Valle del problema de huachicol, pese a que en el sexenio que recién concluyó se registraron las cifras más altas de tomas clandestinas.

“No solamente necesitamos una nueva estrategia en lo nacional con estos tres polares, sino que tenemos que entender la particularidad de cada región para que la estrategia se ajuste a esa realidad”.

Posteriormente, en entrevista sobre este mismo tema, declaró que se tiene que implementar una dinámica en donde colaboren los tres niveles de gobierno para enfrentar este “fenómeno complicado”, pero evadió responsabilizar a alguna autoridad.

“Resolverlo hacia adelantes y hacia atrás, pues cada quien deslindará las responsabilidades como quiera”.

Pese a encuestas que marcan su caída, Meade dice no estar preocupado

Después de que José Antonio Meade Kuribreña descendió un punto en las encuestas, el mismo candidato minimizó el estudio demoscópico con el argumento de que lo importante es la elección del 1 de julio próximo.

“Vamos a seguir trabajando, la encuesta importante es la del 1 de julio, falta mucho para la campaña, muchos momentos, mucho espacios, mucha reflexión, mucho contraste; nosotros estamos tranquilos y seguros de que vamos a ganar”.

Ahondo que todos los días su equipo de campaña hace ajustes y como parte de estos la estrategia se centra en que la gente vote por el mejor, y esa persona, sugirió, es él.

Finalmente, Meade rechazó abandono del partido a sus candidatos en Puebla, dijo que una muestra de que hay apoyo es su visita a la entidad.