Necesario remunicipalizar el agua, coinciden especialistas y académicos

Necesario remunicipalizar el agua, coinciden especialistas y académicos, quienes ofrecieron ayer a autoridades electas de 14 municipios –incluidos tres munícipes– un diagnóstico detallado de la problemática que se padece ■ Foto Rafael García Otero

Expertos de la academia y particulares en el manejo del agua ofrecieron ayer a autoridades electas de 14 municipios –incluidos tres munícipes– un diagnóstico detallado de la problemática que se padece en el uso del recurso a nivel nacional, estatal y municipal, amén de brindar propuestas de solución para un aprovechamiento racional y sustentable.

En el Edificio Presno, a convocatoria de varios organismos de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), se realizó el Encuentro de Especialistas sobre el Tema del Agua: Problemática y Alternativas, al que acudieron autoridades electas de la capital de Puebla, San Andrés y San Pedro Cholula, Tecamachalco, Cuetzalan del Progreso, Huixcolotla, Tochimilco, Cuapiaxtla de Madero, Huatlatlauca, Nealtican, Amozoc, Yehualtepec, Tecali de Herrera y Cuautinchan. De hecho, los ediles de estas tres últimas poblaciones estuvieron presentes en el acto.

Pero también participaron activistas, ambientalistas, luchadores sociales, amén de investigadores, quienes durante más de seis horas intercambiaron puntos de vista y encontraron coincidencias en el tema, como la necesidad de implementar un nuevo modelo de aprovechamiento para el país y el fracaso que implica la privatización del agua.


Una de las ponencias que más expectativa causó fue la del ambientalista, Francisco Castillo Montemayor. Tomando en cuenta cifras y reportes que son públicos, el ex titular de la desaparecida Secretaría del Medio Ambiente evidenció el fracaso de al privatización para la capital de Puebla, en el caso de Concesiones Integrales, una empresa que en los hechos debería registrar pérdidas de hasta 40 por su deficiente operación, pero que al final hasta sale ganando porque cobra el servicio hasta cuatro veces más sobre su valor.

El también ex preso político –estuvo encarcelado por haber desafiado al entonces gobernador, Rafael Moreno Valle al defender el Parque Ecológico Flor del Bosque– fue enfático al señalar que la negligencia de Concesiones Integrales por pérdida del recurso, elevación de las tarifas a los usuarios y una pésima distribución, goza de completa impunidad, pues no es castigada por nadie, lo que no sucedería en ninguna empresa privada, en la que sus principales ejecutivos serían sancionados.

Castillo Montemayor exigió a las autoridades electas, en particular a las emanadas del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), echen abajo la concesión del agua potable en la capital de Puebla.

El abogado Omar Jiménez, especialista en la defensa en el derecho al acceso del agua, consideró factible que con una cascada de amparos, la privatización del agua en Puebla se elimine y explicó las contradicciones legales que imperan en la concesión.

El geólogo Joel Gutiérrez, evidenció la forma en cómo la concesionaria ni siquiera utiliza las cuatro plantas de tratamiento que se ubican en el Río Atoyac y propuso que además de la reparación de esas limpiadoras se construya una nueva planta de tratamiento.

Que las autoridades atiendan

En la inauguración, Francisco Vélez Pliego, director de la unidad académica sede, el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, Alfonso Vélez Pliego, señaló que el cambio de autoridades en los tres niveles de gobierno y el Poder Legislativo, es propicio para realizar políticas sobre el agua que garanticen un aprovechamiento racional y justo.

Aurelio Fernández Fuentes, director del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) –otro de los organismos convocantes–, pidió que las autoridades asistentes al acto tomen en cuenta los puntos de vista de los expertos.

La ponencia inicial corrió a cargo de Pedro Moctezuma Barragán, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien aseveró que Puebla es un sitio paradigmático en la lucha por la recuperación del agua.

Moctezuma Barragán señaló que en 236 ciudades del mundo se ha logrado revertir la privatización del líquido, y dijo que es momento de que la sociedad entera participe en la elaboración del proyecto de aprovechamiento y conservación del líquido, combinando la propuesta legislativa y de gobierno, con el activismo social y la defensa ambientalista.

La exposición del investigador fue detallada sobre los orígenes y estado de la problemática del elemento y la propuesta para mejorar su aprovechamiento.

La siguiente ponencia corrió a cargo de Marcos Adrián Ortega Guerrero, quien se ha referido al tema del agua subterránea y ejemplificado con los problemas que genera la contaminación de los mantos en Guanajuato, advirtiendo que 50 mil niños padecen fluorosis dental y tienen graves afectaciones neuronales.

El investigador propuso integrar los acuíferos y las cuencas para considerar el ciclo completo del elemento, en los planes y también se pronunció en contra de la privatización.

No distribuir por cuencas

Más tarde, Marco Alfredo Murillo Ruiz, advirtiendo que el problema del agua en México no es de carácter económico o técnico, propuso como solución el aprovechamiento como lo indica la Constitución: como un bien nacional para distribuir conforme a las necesidades el recurso, dejando el modelo de cuencas.

Murillo Ruiz centró su exposición en la sanidad del elemento, asegurando que no existe un organismo gubernamental que verifique que el recurso no esté contaminado.

Explicó su aseveración de que la cuestión del agua no es de índole económica, porque incluso hay devoluciones de dinero cuando los aprovechamientos no están bien realizados por parte de organismos o gobiernos. Tampoco es técnico el problema, abundó, porque hay la capacidad de infraestructura suficiente y eso queda demostrado en que el país es el séptimo a nivel mundial en crecimiento de construcciones al cielo, pero no ocupa un lugar privilegiado en la autosuficiencia alimentaria, lo cual exhibe las prioridades oficiales en la utilización del presupuesto público y privado.

La deficiente política de aprovechamiento del líquido se debe al equivocado paradigma que se tiene del agua, al que se considera un elemento de la naturaleza y no el generador de la misma o resultado de los bosques, cuando es el origen de los mismos: “Hay árboles porque llueve, no llueve porque no hay árboles”, aseveró.

Otro factor que contribuye al problema es el modelo de aprovechamiento a través de cuencas, el cual fue importado de España, pues hay casos como el de las comunidades que viven en los márgenes o cerca del Río Usumacinta, quienes aprovechan una mínima parte de los 5 millones 400 mil litros que genera ese caudal por segundo, pues 5 millones se van directamente al mar, mientras hay comunidades que “se están muriendo de sed” en otras regiones de México.

Propuso entonces que el aprovechamiento se haga considerando que el agua es un bien de toda la nación y hasta deslizó la sugerencia de crear una secretaría del líquido, a la que estén supeditadas el resto de las dependencias relacionadas con el medio ambiente.

Sobre la pureza del agua potable se refirió a la Norma 127, que establece 46 indicadores, de los cuales solo uno es revisado por las autoridades, pues las instituciones que deberían hacerse cargo –la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional del Agua–, no consideran que sus normativas internas las obliguen a eso, por lo que el elemento está contaminado: “se trata de agua entubada, no potable”, afirmó.

En el Encuentro, que también organizó el Centro de Estudios sobre el Desarrollo Económico y Social de la Facultad de Economía de la UAP, participaron, asimismo, Vicente Nolasco Valencia, Esther Galicia Hernández y Alberto Vargas Hidalgo, entre otros.