Músicos reflejan la relación de procedencia entre la jarana jarocha y la guitarra barroca

Músicos han reflejado las similitudes y diferencias existentes entre la guitarra española, la jarana jarocha y la vihuela.

Músicos antiguos y contemporáneos demuestran la relación de procedencia de la jarana jarocha con la guitarra barroca. Ejemplo de ello es el tema Canarios del compositor Gaspar Sanz, en el que puede verse y escucharse el nexo existente entre estos dos instrumentos de cuerda.

Lo anterior se constata en el video alojado en youtube en el que Hopkinson Smith, un instrumentista, musicólogo y laudista estadounidense especializado en música antigua interpreta este tema de Gaspar Sanz, un compositor, guitarrista y organista del barroco español, que estudió música, teología y filosofía en la Universidad de Salamanca, donde más tarde fue nombrado profesor de música.

Este autor español escribió tres libros de pedagogía y obras para guitarra barroca que forman una parte importante del actual repertorio de guitarra clásica según los mejores músicos sobre las técnicas de la guitarra. Uno de ellos fue el libro Instrucción de Música sobre la Guitarra Española, escrito en 1674, del cual se retoma la pieza Canarios.


Sobre esta relación, el musicólogo Gustavo Mauleón Rodríguez, señaló que la guitarra española, conocida como guitarra barroca, se popularizó a finales del siglo XVI y principios del XVII.

Este abundó, es un instrumento que llegó a convivir con otro también de cuerda llamado vihuela, la cual era de uso culto o cortesano y se tocaba de manera punteada mientras que la guitarra era de uso popular y se tocaba principalmente con rasgueado.

La guitarra, expuso el autor del libro Catálogo de órganos tubulares históricos del Estado de Puebla, se popularizó en la Nueva España en el siglo XVII.

Por ende, dijo Mauleón Rodríguez, tuvo sus ámbitos de uso popular aunque ya empezaba a incursionar en los ámbitos cultos y se empezaron a publicar manuales de teoría y práctica para su uso.

“Las jaranas corresponden a versiones populares novohispanas de la guitarra española y compartieron con ésta algunos principios constructivos”, añade el investigador.

Entre estos principios constructivos advirtió el uso de cinco órdenes de cuerdas (algunas dobles) y sobre todo el uso de rasgueo propio de la guitarra pero también de punteo que era más usual en la vihuela.

Sin embargo, en la Nueva España y en otros países americanos se construyeron una gran variedad de jaranas de diferentes tamaños, pero la jarocha básicamente conservó su número de cinco cuerdas u órdenes (tres de ellas dobles).




Ver Botones
Ocultar Botones