En el Museo de Santa Mónica mostrará la función de los textos en la pintura virreinal

Para mostrar la función de los textos, de la palabra escrita plasmada en la pintura virreinal, un grupo de mujeres estudiosas del arte organizan la exposición Ver, leer y escuchar: diálogos entre la pluma y el pincel que abrirá en el Museo de arte religioso ex convento de Santa Mónica.

En ella, las investigadoras Montserrat Báez Hernández, Karina Flores García y Andrea Montiel López seleccionaron un total de 15 piezas de la colección del museo adscrito al Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Con dichas piezas –seis pinturas, ocho libros, siete grabados y dos silicios– y el trabajo curatorial, la muestra se centra en el proceso de definir a la pintura virreinal y establecer sus características propias.


Particularmente, las curadoras destacan la importancia del uso de textos en las composiciones pictóricas que es notoria la mayor frecuencia y profusión con que ocupó los lienzos novohispanos y sudamericanos.

No obstante, notan que esta no fue un rasgo exclusivo de la pintura americana ya que también está presente en la europea.

Montserrat Báez, Karina Flores y Andrea Montiel concluyen que el recurso textual fue una de las soluciones a las que recurrieron los artistas plásticos de la época –en conjunto con su clientela– para reafirmar la función de la pintura como medio de expresión y transmisión de los discursos.

Así, en los retratos, la palabra escrita fue fundamental para consignar información biográfica, el linaje y los cargos que ostentaba el personaje.

También, en las alegorías se utilizó para identificar y explicar motivos iconográficos, y en las pinturas de culto o veros retratos fue un medio para reafirmar la autenticidad del mismo e incluso, un vehículo de salvación si se añadían leyendas que otorgaran indulgencias y otras gracias.

La exposición temporal Ver, leer y escuchar: diálogos entre la pluma y el pincel abrirá el sábado 17 de marzo a las 11 horas con una charla a cargo de las curadoras. Luego, permanecerá abierta hasta el 1 de junio en el Museo de Santa Mónica, de martes a domingo de 10 a 17 horas.

Destaca que dicha muestra forma parte del programa Contextus, un programa de exposiciones temporales que fue creado en 2015 en torno a cuatro personajes particulares de la historia devocional para conocer, entre otros aspectos, cuál fue su repercusión en la vida monacal del convento poblano.