Mujeres artistas exigen al gobierno actual y a candidatos un alto a la violencia de género

Murió en la patria ocupó la estrella de Puebla por una razón: “Para poner en evidencia las contradicciones del estado al plantear la idea de modernidad, progreso o avance, que no es acorde a las más de 536 mujeres muertas feminicidio” ■ Foto Abraham Paredes

Pese a estar ocupada por una feria comercial, la llamada estrella de Puebla fue tomada de una forma diversa más allá de lo turístico. El pasado sábado 19 de abril, por la mañana, un grupo de mujeres artistas, activistas y ciudadanas tomaron la plaza como parte de Murió en la patria, una acción performática y de instalación para denunciar y decir basta a los feminicidios en Puebla.

El colectivo Ma.cho, el cual surgió a partir de este proyecto, fue el artífice de esta acción artística. Ahí, sociólogas, filósofas, artistas, antropólogas interesadas en que en Puebla se instale la alerta de género, una exigencia planteada al actual gobierno que encabeza el gobernador Antonio Gali Fayad como a los políticos que aspiran a ocupar algún puesto político en las elecciones de julio próximo.

El proyecto, explica Mayra Bielma Pérez artista e investigadora integrante del colectivo Ma.cho, tiene que ver con la necesidad de que “desde la práctica artística es necesario tomar postura a tales actos de violencia”, pues los feminicidios no son un tema que compete a activistas y personas dañadas directamente, sino a todos, hombres y mujeres, ciudadanos en general, para quienes es necesario evidenciar y cuestionar estos actos de violencia de género.


En un acto que incluyó un monumento en forma de estrella en lámina negra, rotulado con la frase Murió en la patria con el número de feminicidios ocurrido durante el gobierno anterior y el actual, contabilizados en 536 mujeres asesinadas entre 2011 y 2017, además de un pase de lista con el nombre de aquellas muertas por feminicidio y una serie de actos artísticos, Murió en la patria ocupó la estrella de Puebla por una razón: “Para poner en evidencia las contradicciones del estado al plantear la idea de modernidad, progreso o avance, que no es acorde a las más de 536 mujeres muertas feminicidio”.

En ese sentido, Bielma Pérez señaló que “la idea del performance y la instalación fue utilizar los mismos recursos que ha creado el colectivo, para contraponer esta idea y reflejar la fragilidad social, económica y de violencia en Puebla”.

Acotó que desde su parte artística, es claro que “no todo es contemplación o experiencia estética en el sentido tradicional de la palabra”, pues es urgente que este gremio el accionarse e incidir en lo social, porque el arte y la cultura son campos valiosos para lograrlo. “Somos instrumentos, herramientas o espacios que pueden configurar nuevas relaciones sociales”, confió.

Refirió que Ma.cho, el colectivo, cuestiona varios discursos contradictorios que son dignos de evidenciarse: que en un estado como Puebla con una alta religiosidad se mata a las mujeres; o cómo en lugar de educar a las mujeres a no usar faldas o a defenderse contra el agresor, se deberían crear mecanismos efectivos de educación en torno a roles y estructuras familiares, por ejemplo.

“Convoco a que todas las personas para que desde nuestro quehacer solicitemos o exijamos mejores condiciones de vida para nosotras. Que nos den respuestas contundentes y realistas. Nos digan cómo lo van hacer, no lo que van hacer. Cómo, qué van a implementar y en qué se van a gastar nuestros recursos”, mencionó la artista Mayra Bielma.

En el caso del Manifiesto Murió en la patria expuso que pone en cuestión las futuras propuestas de los candidatos, de los que esperan emitan alguna respuesta. Advirtió que de cualquier forma habrá cuatro intervenciones más en diferentes espacios simbólicos para el gobierno, cada uno organizado por diversas artistas e investigadoras.

Algunos de los puntos del manifiesto son: “Denunciar los actos de violencia que se han cometido en contra de las mujeres, por los 518 feminicidios contabilizados durante el periodo de 2011–2017 en el estado y así recuperar la memoria de quienes por el solo hecho de ser mujeres fueron asesinadas.

“Nos proclamamos en contra de todo sistema, institución y humano que violente, anule o censuro nuestro derecho a la vida, a la libertad y de seguridad. Todo artista, intelectual, movimiento y ciudadano manifiesta que tanto las mujeres como los hombres tenemos las mismas condiciones de ser escuchados públicamente y tomar el espacio que mejor nos convenga para hacer valer nuestras ideas, nuestros derechos y propuestas.

“Tomamos el espacio público porque creemos que es desde ahí donde se crean nuevas formas de liberación colectiva, entendimiento y comunidad. Los artistas, intelectuales y ciudadanos funcionamos como instrumentos de análisis para evidenciar las contradicciones del sistema en el que vivimos: la violencia social y la forma precaria de actuar a tales actos de violencia por parte de nuestras instituciones.

“Hoy queremos romper el silencio y manifestar la justa indignación por nuestras hermanas, madres, hijas, amigas, asesinadas en el Estado. Manifestamos la tristeza de ver una patria caída que en el mismo suelo que vio nacer a la Coatlicue, diosa de la fertilidad, madre tierra y madre del sol que hoy ve morir a sus mujeres y junto a Ixchel, diosa de la luna con el cántaro del que regaba agua sobre la tierra, hoy derrama la sangre de los cuerpos mutilados por sus hijas.

“Exigimos que se respete el derecho a caminar con libertad sin temor a ser agredidas, porque somos libres de tener la figura que queramos, la más delgada o la más robusta sin ser violentada.

Exigimos el derecho a permanecer con vida, queremos vivir sin el temor a que nuestros cuerpos sean objetos de una virilidad enferma ni víctimas de la celotipia ni la tiranía de un machismo disfrazado de amor. Nuestra carne no es una mercancía de uso y desuso para enriquecer a grupos de poder, por eso decimos No a la trata de mujeres No a la cosificación de nuestros cuerpos.

“Evitemos el espectáculo y replanteemos nuevas formas de producción y organización en nuestra cultura contemporánea en la ciudad. Generemos diálogo y lazos afectivos entre niñas, niños, hombres y mujeres.

“Exigimos inmediata respuesta por parte del Estado a los casos de feminicidio. Exigimos conocer la postura de los partidos políticos que hoy hacen campaña para las próximas elecciones respecto a esta problemática porque hay realidades que no se necesitan teorizar ni llevar a interminables discusiones cuando de conservar la vida de las mujeres se trata, porque el turismo no es más importante que asegurar la integridad de los ciudadanos, porque no necesitamos una infraestructura sobre la cual se erijan grupos de poder que subsuman a un pueblo. Por las hijas que su patria asesinó, por las niñas y mujeres violadas y mutiladas en el estado de Puebla, exigimos que se active cualquier alerta que nos permita permanecer con vida”.