Día Internacional de la Mujer Indígena: en México la mayoría no ejerce sus derechos

FOTO: esimagen / Hugo Ortuño

De acuerdo a cifras oficiales, en México 6 millones 146 mil 479 de mujeres pertenecen a algún grupo indígena de las cuales, 75.5 por ciento mayores de 65 años viven en pobreza (FAO), el 53.9 por ciento declaró que sus derechos fueron negados injustificadamente al tratar de acceder a atención médica o medicamentos (INEGI) y solo un 3 por ciento que habitan en zonas rurales llegan a la universidad (Conapred).

Desde 1983 se conmemora el 5 de septiembre como el Día Internacional de la Mujer Indígena, fecha elegida durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América reunido en Tihuanacu, Bolivia, en honor a la guerrera andina Bartolina Sisa. Este día fue establecido para visibilizar las inequidades que las mujeres indígenas viven a diario, causadas por su origen étnico, género y condición de pobreza.

Bartolina Sisa, nacida en la región del Alto Perú -actualmente Bolivia y sur de Perú- en 1750, luchó en varios levantamientos contra el imperio español de la región como el levantamiento de Ayo Ayo. En 1781 fue capturada por el ejército español y casi un año después, un 5 de septiembre de 1782, fue exhibida y descuartizada públicamente en La Paz.


Expertas en cuestiones de género e identidad -como Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina y el Caribe- afirman que las mujeres indígenas son un grupo doblemente vulnerable, “de los pobres siempre serán las más pobres, de los vulnerados, ellas son las más vulneradas, de los discriminados y desposeídos, las más discriminadas y desposeídas”.

En México, el día de ayer la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas (ANPMI) concluyó su primer coloquio en la Ciudad de México, “Mujeres indígenas. Identidades, derechos y diálogos” y en él, presentaron un documento con nueve peticiones para el gobierno entrante, entre las que destacan el reconocimiento de las mujeres indígenas como sujetos de derecho para poder así acceder a aquello que siempre se les ha negado, su derecho al trabajo, a la tierra, a la salud, a la educación, a la seguridad, a la no discriminación.

“Ya son 20 años en que se ha postergado en la agenda de los gobiernos federales la interlocución con las mujeres indígenas, por esta razón, en el marco de la transición sexenal, nuevamente alzamos la voz para que el gobierno mexicano cumpla con los acuerdos y tratados nacionales e internacionales en los que se ha comprometido a transformar la realidad desigual y de exclusión que pesa sobre los pueblos y las mujeres indígenas”, afirmó Zenaida Pérez durante el coloquio.