Morenovallistas parece que ya empiezan a estar en precampaña

Por la noche de ayer hubo una confrontación de mensajes –en twitter– entre Martha Érika Alonso Hidalgo y Luis Miguel Barbosa Huerta, ambos candidatos a la gubernatura, la cual se inició por la dirigencia del PAN y lo continúo la aspirante panista, en la que se acusó a Morena de desatar una guerra sucia contra el albiazul. Dicho comportamiento tiene el tufo de que los morenovallistas pareciera que empiezan a estar en pre campaña, como si supieran que sí se va a repetir la elección del titular del Poder Ejecutivo en el estado y sienten la necesidad de reemprender los ataques contra sus adversarios políticos.

Pues surge una pregunta básica: ¿qué necesidad hay del PAN, a estas alturas, de atacar otra vez con el tema de la violencia de género la imagen de Morena y de su candidato Luis Miguel Barbosa Huerta?

La campaña electoral ya quedó atrás hace mes y medio, ya no hay una disputa del voto y la definición final de la contienda está en los tribunales, en donde habrá sentencias que se supone que no son influidas por lo que acontece en el plano mediático. Si hay entonces esas condiciones, parece ocioso o innecesario emprender una campaña de ataques de los panistas en contra de Barbosa o de Morena.


Curiosamente, desde hace unos días, el presidente estatal del PAN Jesús Giles ha iniciado una gira por la entidad para difundir mensajes contra el binomio Morena–Barbosa

¿Qué hace explicar ese comportamiento? Que probablemente en el círculo morenovallista se tiene ya la estimación de que la elección de gobernador podría, en el ámbito del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ser anulada y que se ordene su repetición.

Por eso, desde ahora, los morenovallistas sienten la necesidad de empezar –otra vez– a atacar la imagen del aspirante de Morena, tendiente a buscar que se debilite su prestigio ante la opinión pública mediante acusaciones de que es un político “misógino” y que recurre a la violencia de género.

Es decir, se repite el mismo esquema de mensajes que se utilizaron del PAN en contra de Morena en la pasada campaña electoral.

Solo esa posibilidad explica el comportamiento de colocar un auto con propaganda en el Centro Histórico, que está plagado de cámaras de seguridad, para motivar que Martha Érika Alonso escribiera en sus redes sociales:

“Le exijo a @MBarbosaMX respeto y que actúe con madurez política, toda la campaña se condujo con misoginia, mentiras, ofensas y propaganda negra en mi contra, las cuales no CESAN. Le pido a la Coalición por Puebla al Frente denunciar penalmente estos actos de cobardía”.

Dicha declaración, tiene forma de ya ser un mensaje de estrategia de campaña electoral. O visto de otra manera, de que los panistas estiman que en breve podrían regresar a buscar el voto.