El morenovallismo buscará debilitar a la bancada de Morena en el Congreso “habrá muchas tentaciones”: Barbosa

Nadie tendría que hablar con José Antonio Gali porque formó parte del fraude del 1 de julio, sentenció Luis Miguel Barbosa Huerta, candidato de Juntos Haremos Historia a la gubernatura del estado, durante reunión con agremiados a Sindemex.

Rechazó dar una postura particular sobre el encuentro de ayer entre la presidente municipal electa, Claudia Rivera Vivanco, y el  mandatario estatal, pese a que el dirigente de Morena, Gabriel Biestro Medinilla, le solicitó a su compañera de partido no llevar a cabo la reunión.

“Yo no tengo nada que hablar con Tony Gali ni nadie tendría que hablar algo con Tony Gali porque ya se va, con un desempeño aberrante, vergonzoso, ese es el final del gobierno de Tony Gali”.


De Rivera Vivanco solo se limitó a expresar que es una decisión que ella asume con las razones que dio y, por tanto, no tiene opinión sobre ella.

Empero, insistió que Antonio Gali Fayad, formó parte de la ejecución del fraude  electoral porque forma parte del morenovallismo que impulsa a Martha Érika Alonso.

Asimismo, Barbosa considero que no ve alguna finalidad de que los diputados  electos se reúnan con el actual titular del Poder Ejecutivo en Puebla, toda vez que el presupuesto se asigna en base a fórmulas de la Ley de Coordinación Fiscal, además de que los futuros integrantes de Congreso del Estado tienen que empezar a pensar en que serán mayoría y su visión legislativa debe estar basada en ella.

El ex candidato abundó que también vendrán tentaciones para ellos, provenientes del morenovallismo, por lo que no serán tiempos fáciles.

“Pronto vendrá a ser tentada, a querer ser debilitada, seducida. Hay muchas formas de generar percepción de debilidad política”.

También dijo tener muchas coincidencias con la actual dirigencia de Morena, la cual ha llamado a sus diputados, senadores y presidentes municipales para que no se reúnan con Gali Fayad.

Por otra parte, consideró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anulará los comicios del 1 de de julio y habrá nueva elección entre enero o febrero.