¿Y si Moreno Valle sustituye a Ricardo Anaya?

Meade y Moreno Valle, sin salirse del PAN, se aliarán: Sostiene oposición.

Una especulación que se ha desatado es que si Ricardo Anaya Cortés cae como candidato presidencial de la coalición Por México al Frente –por sus presuntos escándalos de lavado de dinero–, quien estaría en el primer lugar de la fila esperando para sustituir al abanderado sería el ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle Rosas, bajo la calidad de que fue precandidato del albiazul a la titularidad del Poder Ejecutivo federal.

¿Si cae Anaya realmente es posible que Moreno Valle suba a la candidatura presidencial?, es una pregunta que muchos panistas se hacen, pero en realidad es un interrogante equivocada, porque la verdadera cuestión es plantearse: ¿Si el ex gobernador de Puebla fuera el abanderado del blanquiazul qué tanto acabaría de destruir al Partido Acción Nacional?

Dicho de otra manera: con Ricardo Anaya la moneda está en el aire, pues algunos creen que está llevando al PAN al matadero, al desastre electoral. Pero también otros sostienen que está resistiendo bien las acusaciones facciosas que ha desatado el PRI en su contra y que lo acabarán martirizado, y obviamente fortalecido, tal como le ocurrió a Andrés Manuel López Obrador cuando en 2006 quisieron evitar que fuera candidato mediante un juicio de desafuero.


Pero con Rafael Moreno Valle Rosas como sustituto de Ricardo Anaya no habría salvación alguna, el ex gobernador de Puebla llevaría al PAN a su peor escenario electoral de las dos últimas décadas.

Con el ex mandatario habría dos derroteros:

Primero: Moreno Valle ha sido parte de la trama de intereses empresariales del llamado Grupo Atlacomulco, que es la facción del presidente Enrique Peña Nieto, y por tanto esa condición lo acabaría convirtiendo en un aliado, en un palero, del PRI.

El ex mandatario poblano no sería un opositor el PRI, tal como sí lo es Ricardo Anaya. Por tanto, podría sacar al PAN de la competencia que actualmente tiene con Morena y Andrés Manuel López Obrador por el primer lugar de las preferencias electorales.

Segundo: en caso de que Moreno Valle acabara asumiendo un papel opositor al PRI y decidiera salir a competir por la presidencia de la República, llevaría a que la campaña del PAN fuera protagonista de una larga serie de escándalos de corrupción, violencia política y autoritarismo.

Con Moreno Valle de candidato, el escándalo de Ricardo Anaya de que ganó más de 40 millones de pesos con la venta de unas bodegas, que adquirió con tráfico de influencias y luego habría comercializado mediante una operación de lavado de dinero, acabaría siendo un juego de niños frente a los abusos financieros del ex gobernador de Puebla.

Ricardo Anaya no enfrenta acusaciones de abusos por más de 7 mil millones de pesos, tal como pasa con Moreno Valle por haber gastado esa brutal cantidad de dinero en un solo edificio, que tiene precios inflados y no justifica su inversión, como es el Museo Internacional del Barroco.

A Ricardo Anaya lo acusan de pelearse con mucha gente con el PAN, pero no carga a sus espaldas el asesinato de un niño de 13 años, como es el caso del menor muerto durante la represión al pueblo de Chalchihuapan, y una lista de más de 350 presos, perseguidos y procesados penalmente por motivos políticos, el cual es una parte del saldo de la política represiva de Moreno Valle.

Se dice que Anaya ha traicionado a algunos panistas que no les cumplió compromisos políticos, pero nadie lo acusa que de todas las propuestas que le hizo a un electorado de más de dos millones de ciudadanos –que incluía meter a la cárcel al ex gobernador Mario Marín Torres– no acabo llevando acabo ninguna de ellas, tal como pasó con Moreno Valle a lo largo de su sexenio.

Anaya se ha peleado con lideres de su partido, pero a ninguno ha perseguido ni lo ha metido a la cárcel, tal como sí lo hizo Moreno Valle.

Conclusión: los panistas deben abrir los ojos que con Ricardo Anaya; les vaya como les vaya, no van a sufrir tantos destrozos como sí ocurriría con Moreno Valle a la cabeza del proyecto presidencial de la coalición Por México al Frente.