Tras triunfo de Morena, Movimiento en Defensa del Agua entierra simbólicamente ataúd del PRI

Tras el triunfo de Morena, el Movimiento en Defensa del Agua y la Tierra en Ocotepec protestó con un ataúd  y el logotipo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en hombros, al que después le prendieron fuego, en señal que por fin “vamos a sepultar al muerto que mucho daño hizo al pueblo”.

Los opositores a los llamados “proyectos de muerte” caminaron de la cancha del Tetemi a las instalaciones de la Presidencia Municipal, para después trasladarse al panteón de animales, donde lanzaron consignas en contra del partido tricolor que por ocho décadas gobernó el país.

“Hoy venimos a enterrar a la Dictadura Perfecta: 80 años de régimen opresor, 30 años de crímenes de lesa humanidad, opresiones, injusticias y robos a la nación”, repudió Renato Romero.


Al llegar al panteón, un grupo de mujeres inició un rezo “para que jamás vuelva a gobernar el PRI este país y no suframos más este régimen”.

“Que muera el PRI”, “Que nunca vuelva a este país”, “Que muera el monstruo”, rogaron.

 

En su intervención, el vocero del Movimiento en Defensa del Agua, Renato Romero, dijo, “el 2 de julio nos enteramos con asombro que había fallecido el PRI a la edad de  80 años, le expresamos nuestro más sincero pésame a toda su familia, su esposa el PAN y a su amante el PRD; a sus hijos el Verde Ecologista, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y Compromiso por Puebla”.

En la sui generis protesta destacó que la ciudadanía con su voto le cortó el cuello al PRI, para acabar el problema de raíz; sin embargo, comentó, “nos quedamos tristes” porque se van sin pagar los crímenes que cometieron en contra la población.

En ese sentido, el activistas pasó lista de los crímenes perpetrados por el tricolor, como fue la matanza de los cientos de estudiantes en 1968; la masacre de decenas de indígenas en Acteal, Chiapas, en 1997; la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; la brutal represión que provocó 11 muertos y decenas de heridos en Nochixtlán, Oaxaca, y otros.

Renato Romero expuso que el PRI dejó al país completamente endeudado, al pueblo hundido en la pobreza y la violencia, y dejó comprometido la entrega del petróleo, la energía eléctrica, la tierra y hasta el agua a capitalistas nacionales y extranjeros.

Al final, advirtió que los ciudadanos en Ocotepec han decidido no dar marcha atrás a la expulsión del PRI de la localidad, y trabajarán para impedir que recobre vida en las próximas elecciones.