Dedica el MNFM su Estación Verano al títere, para conocer su vida paralela al tren

Tren y títere se unen, señaló Pablo Cueto, heredero de la tradición titiritera de México, para que el público infantil se entere cómo fue el mundo que en el pasado se vivió ■ Foto Abraham Paredes

Que los niños se enteren y conozcan el mundo que los abuelos vivieron. Que sepan que artistas como los titiriteros se movieron en ferrocarril, recorriendo el país y llevando su creatividad, viendo además como se había transformado la vida del país gracias a este medio de transporte. En ello, es donde podrían unirse dos aspectos de la vida artística y tecnológica de México como lo es el teatro guiñol y el ferrocarril.

Ambos mundos están contemplados en el programa Estación Verano que cada año organiza el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM) y que ahora, en su edición 11, se denomina Cúcara, mácara, títere… tren!

Tren y títere se unen, señaló Pablo Cueto, heredero de la tradición titiritera de México, para que el público infantil se entere cómo fue el mundo que en el pasado se vivió, como la gente se comunicaba en una velocidad que no es la de hoy y en un código que también es distinto.


Durante una rueda de prensa, la directora del MNFM Teresa Márquez Martínez señaló que esta vez, como ha ocurrido desde 2007, el  museo dedica una temporada y trabaja para los niños y adolescentes.

Desde el inicio, en colaboración con el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla se hace esta agenda cultural integrada por talleres y actividades artísticas que tienen como propósito el aprovechamiento del verano.

Particularmente, dijo Márquez Martínez, se busca alentar una cultura para la no violencia siendo el principal actor del esfuerzo la convivencia.

Expuso que Estación Verano ha tenido un crecimiento permanente, pues de 2007 a la fecha ae han brindado 292 talleres, 61 presentaciones artísticas y 91 charlas, en las que han participado  alrededor de 60 mil personas.

“Más allá de lo cuantitativo ha sido un espacio de dialogo en torno a problemas y retos sociales como la inclusión, la diversidad y la cultura, la comunicación, el arte y la ciencia, las nuevas tecnologías, el medio ambiente, la cultura maker y el rock”.

La directora de este recinto adscrito a la Secretaría de Cultura federal expuso que ahora toca el turno al  teatro de títeres, una de las mas importantes expresiones del mundo por su enfoque formativo y crítico, a la par, por supuesto, de ser una herramienta lúdica, de educación y transmisión de valores.

Explicó que en la edición 11 habrá 44 talleres de teatro para títeres, construcción de teatrinos,  elementos emblemáticos teatro popular y animación en stopmotion.

Asimismo, habrá cinco obras de teatro para público infantil, y una charla con Carlos Converso, pilar del movimiento de títeres y fundador de la primera escuela de títeres en México. Destacó la presencia de Pablo Cueto, tercera generación de artistas titiriteros, miembro de la familia integrada por su abuela Lola y su madre Mireya Cueto.

Él mismo presentará la pieza Sensemayá, del músico nacionalista Silvestre Revueltas basado en el poema de Nicolás Guillén, con piezas del juguete tradicional realizadas por el grupo Chintete, que conforman Carlos y Ricardo Rojas.

También se realizará una mesa que reunirá a especialistas del títere mexicano: el músico y director de orquesta Benjamín Juárez Echenique, la actriz Marisa Canales, así como los titiriteros Ema Mosqueira, Sergio Rangel y Pablo Cueto. Todos ellos, participantes de la exposición Don Quijote y el Titirotero que es de carácter interactivo y multidisciplinario pues contiene una aplicación, un teatrino y títeres.

A la par de esta muestra, abrirá la exhibición Elena y las sombras con bocetos, maquetas y popets –una versión de títeres para cine–, que refiere al proceso de producción del cortometraje del mismo nombre realizado en Stopmotion, bajo el sello de Embryonic, ganador de una Diosa de plata en 2017 y nominada a los premios Ariel en el mismo año. En ese marco habrá un taller y una charla a cargo de la empresa poblana de cine.

El cierre, adelantó Teresa Márquez, será el sábado 4 de agosto a las 20 horas en el propio museo, con La fiesta de Corícualo a cargo de la compañía y sus alebrijes gigantes.

En el desarrollo de Estación Verano, además, el MNFM participará en el programa del Instituto Nacional de Bellas Artes que este año se denomina Un verano para ti: museos y patrimonio, con la realización del rally Títeres a bordo con don Antonio, el personaje que guiará a los visitantes a la historia de los títeres y acercará al patrimonio a través de piezas de la colección personal de Patricia Blanco, Carlos Converso y Mireya Cueto.

Todas las actividades, en las que también participará el IMACP con actos en las juntas auxiliares, funciones de cine, talleres de cultura vial y cambalache de libros, así como la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura, se pueden consultar en el sitio electrónico museoferrocarrilesmexicanos.gob.mx

Sobre el estado del recinto tras el sismo de 2017, la directora del MNFM y del Centro para la preservación del patrimonio cultural ferrocarrilero, Teresa Márquez Martínez, mencionó que la restauración del edificio principal presenta avances del 35 por ciento, por lo que se concluirá hacia finales de noviembre o principios de diciembre de 2018. “Hay que hacerlo con cuidado. Atacamos puntos sensibles para poder continuar. Se aplican recursos del seguro del Instituto Nacional de Antropología e Historia de 5 millones de pesos”.

De igual forma, frente a los cambios políticos derivados de la pasada elección y frente a su trabajo continuo con el gobierno municipal, la funcionaria federal expuso que “siempre nos ha parecido que hay que trabajar entre todos”, y mejorar en ello.