Ministro José Cossío critica bajos salarios de los ministeriales y peritos en Puebla

Ministro José Cossío critica bajos salarios de los ministeriales y peritos en Puebla, advirtiendo que esa es una de las causas de las fallas que se cometen en el Sistema Penal Acusatorio vigente ■ Foto Cortesía de la Universidad Iberoamericana

José Ramón Cossío Díaz, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), criticó los bajos salarios que reciben peritos y agentes del Ministerio Público en Puebla, advirtiendo que esa es una de las causas de las fallas que se cometen en el Sistema Penal Acusatorio vigente.

“Me dijeron que un perito en el estado de Puebla gana 9 mil pesos, un agente del Ministerio Público 18 mil pesos: ¿De veras con ese sueldo se quiere tener un profesional que sea capaz de identificar, de ir a las audiencias, sostener la acusación, sostener sus pruebas?… yo lo veo muy complicado”, aseveró.

Señaló que también existe el problema de los magistrados sin suficiente experiencia, pero acotó que “es una cadena mucho más grave, hay problemas de capacitación con los policías, con los peritos, agentes del Ministerio Público y defensores públicos”.


En esa lógica, Cossío Díaz negó que el llamado Nuevo Sistema Penal Acusatorio esté viciado de origen: “Es criticado en la medida que no tiene el funcionamiento completo, no hay tal puerta giratoria (para delincuentes), es un tema malentendido, es una denominación que se trajo de otro país”.

“El sistema tiene deficiencias, en la mayoría de los estados no se les había dado la importancia que implican estos procesos, hay que tener personas altamente capacitadas, no es un proceso trivial meter alguien a la cárcel”, apuntó.

José Ramón Cossío expresó sus puntos de vista el sábado pasado en el marco de la ceremonia en la que la Iberoamericana Puebla le entregó un reconocimiento.

Por otra parte, la SCJN emitió un comunicado citando a la ministra Margarita Luna Ramos, en su calidad de presidente del Comité Interinstitucional de Igualdad de Género del Poder Judicial de la Federación, quien dijo aunque existen muchas formas para atacar la discriminación, se considera a la educación como una de las más idóneas, pues permite no solo el acceso a la profundización de conocimientos, sino que coadyuva poderosamente al rompimiento de patrones socioculturales de discriminación y desigualdad.

En la Ceremonia de Clausura de la maestría en Derecho Procesal Constitucional, que impartió la Universidad Panamericana, la ministra señaló que están convencidos de que no solamente la excelencia debe privar en el ejercicio profesional, sino también como una forma de promover la superación, en especial de las mujeres profesionistas.

La ministra destacó que la maestría es una herramienta de profesionalización y crecimiento personal, que les permitirá aspirar a nuevas y mejores oportunidades. “De manera especial a las mujeres, a quienes las labores de crianza y cuidado en el hogar les dificulta o, por lo menos, les llevan a postergar esta decisión de seguir sus estudios en niveles superiores”.

En su oportunidad, el ministro Luis María Aguilar Morales, presidente de la SCJN, señaló que desde hace ya mucho tiempo hay una presión constante y legítima de nuestra sociedad actual de vivir en un estado de derecho, que pesa sobre el legislador, el gobierno y los jueces, en el sentido de que en un contexto democrático no puede tolerarse que alguna ley inconstitucional sea rectora de la vida social.

Ante los ministros Norma Piña Hernández y Javier Laynez Potisek, el ministro presidente puntualizó que el respeto a la Carta Fundamental, la vigencia plena de la supremacía constitucional, es lo que imprime validez a todas y cada una de las normas de que está compuesto nuestro ordenamiento jurídico y los actos que de ello derivan, lo que significa que solo un control constitucional eficaz permite la existencia del Estado de derecho.