Puebla no cumple sus metas de generación de empleo formal, la entidad quedó 48.1% abajo

FOTO: esimagen / Ramón Sienra

En cinco de los ocho rubros que mide la organización “México, ¿cómo vamos?” a través de sus semáforos estatales, Puebla aparece en rojo, es decir que la entidad no ha cumplido sus metas programadas para el segundo trimestre del presente año.

Uno de los objetivos era la creación de 30 mil 250 empleos formales acumulados a junio del 2018, sin embargo solo se ha llegado a los 15 mil 638, que representan apenas un 51.69 por ciento de avance.

Es decir que la entidad quedó a 48.1 por ciento de lograrlo, lo que equivale a 14 mil 612 puestos de trabajo con prestaciones de ley y contrato firmado de por medio.


En productividad, es decir más pesos producidos por hora trabajada, la entidad solo aumentó cuatro pesos en el último año. De enero de junio de 2017 se pagaban en promedio 104 pesos y para el mismo lapso de 2018 aumentó a 108, lo que significa un incremento de únicamente 3.8 puntos porcentuales.

La pobreza laboral, que se refiere al porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso producto de su trabajo, es otro rubro donde Puebla se encuentra en rojo.

Actualmente 45.3 por ciento de las personas que cuentan con un empleo se encuentran en estas condiciones. En comparación con el primer trimestre de 2017, hay una diferencia a la baja de apenas 2.5 puntos porcentuales.

La informalidad laboral continúa siendo otro problema del estado de Puebla, ya que en el primer trimestre del 2017 era de 67.5 por ciento y para el mismo periodo del presente año bajó a 66.9 por ciento, lo que implica un descenso de apenas 0.6 por ciento.

No obstante, en la medición de julio, la más reciente dada a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en su Encuesta Nacional de Ocupación, se encuentra en 72 por ciento.

Otro rubro en donde la alarma está encendida, es en desigualdad laboral, ya que en la primera mitad del año pasado era de 0.391, mientras que en igual lapso del presente se situó en 0.378, con base en la medición del coeficiente de Gini, cuyo valor máximo es de 0.415.

El semáforo se encuentra en ámbar en cuanto a deuda pública como parte del Producto Interno Bruto (PIB), ya que la entidad logró pasar de 1.3 por ciento a 1.1 por ciento entre el primer trimestre del año anterior contra idéntico periodo del presente.

Mientras que en igual color está el crecimiento económico de Puebla, ya que se estableció una meta de 4.5 por ciento, pero hasta el sexto mes de 2018 únicamente se había alcanzado un 2.9 por ciento.

Puebla solo se encuentra en verde en cuanto a población ocupada en el gobierno, que bajó de 2.7 a 2.4 por ciento, en tanto que a nivel nacional es de 3.9 puntos porcentuales.