MEAH sí sufrió violencia de género, pero también ella solapó abusos contra mujeres durante sexenio de su marido: Odesyr

Sí se comete violencia política contra Martha Erika Alonso por llamarla “esposa de Rafael Moreno Valle”,  pero no se puede negar que durante el tiempo que estuvo en la presidencia del patronato del DIF estatal, hubo pocas acciones a favor de las mujeres.

Su principal política fue el programa de Créditos a la Palabra, pero al mismo tiempo el gobierno del estado siempre rechazó la activación de la Alerta de Género.

Así lo consideró Brahim Zamora, integrante del el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), al precisar que la abanderada de Por Puebla al Frente encabeza una candidatura distinta a la de su marido.


 “En términos generales, la administración de Rafael Moreno Valle no puede ser bien evaluada, no puede ser tan bien evaluada porque en su administración hubo una solicitud de Alerta de Género y ahora están en Conavim otras dos solicitudes más esperando que se les dé tramite. Tampoco vamos a tapar el sol con un dedo”.

La directora de la organización, Cinayini Carrasco Colotla, coincidió en que se incurre en violencia política al referirse a ella solo como cónyuge del ex mandatario.

 “Que uno de los candidatos se refiera a ella como la esposa de, es un acto de violencia de género”.

Los activistas indicaron que no hay incongruencia de la abanderada por haberse quitado el apellido de su marido, aun cuando durante los seis años que estuvo en el DIF estatal se autonombró “Martha Erika Alonso de Moreno Valle”.

 

Presentan agenda legislativa

El Odesyr presentó su agenda legislativa y de gobierno, la cual pretenden sea firmada por candidatos a diputaciones locales y al gobierno del estado, para que en caso de ganar se comprometan a seguirla.

La propuesta se divide en tres ejes que se enfocan en los derechos de las mujeres, reproductivos y a la salud.

De los primeros, la organización propone evaluar a fondo la Fiscalía General del Estado en materia de acceso a justicia para las féminas, reformar la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a fin de incluir la violencia política; cumplir con las recomendaciones de la Conavim, convertir al Instituto Poblano de las Mujeres (IPM) en una secretaría de Estado y que el Plan Estatal de Desarrollo tenga un eje dedicado a la población femenina.

En lo que respecta a los derechos sexuales y reproductivos, plantean modificar al Código Civil e incluir los matrimonios igualitarios, así como aprobar la iniciativa “Agnes Torres” para el reconocimiento de las identidades trans, es decir que se permita el cambio de género y nombre para personas transgénero y transexuales en Puebla.

Otra petición es diagnosticar las fallas de la estrategia para prevenir los embarazos en adolescentes, además de protocolizar la interrupción del embarazo en los cuatro casos que es legal y cambiar el concepto de “peligro de muerte” por “peligro de vida”.

Sobre el eje de derecho a la salud, el Odesyr propone una Ley de Protección ante el Humo de Tabaco y un reglamento que cumpla con el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud.

Esta agenda ya ha sido firmada, hasta ahora, por el priista Enrique Doger Guerrero, y tres puntos de la misma fueron signados con la candidata a diputada local por Nueva Alianza, Graciela Palomares; las pláticas con Luis Miguel Barbosa, de “Juntos Haremos Historia, están en camino, mientras que con Martha Érika Alonso, de “Por Puebla al Frente”, les ha sido difícil entablar comunicación, informó Brahim Zamora.